Tiangong-1, la estación espacial china ha quedado prácticamente desintegrada tras su reentrada a la Tierra, que se ha producido, finalmente, este lunes a las 00.16 GMT, según ha anunciado la Oficina de Vuelos Espaciales Tripulados (CMSEO por sus siglas en inglés).

Casi toda la nave ha ardido durante el reingreso en la atmósfera, pero no toda. Se han generado unos restos que se han precipitado en el Pacífico Sur, según el informe de la Agencia Espacial Nacional de China (CNSA), responsable de la estación. Pero, ¿dónde exactamente?

El cementerio de naves espaciales

La agencia china no ha especificado la zona, pero sí lo ha hecho la Agencia Espacial Europea (ESA), que también ha seguido de cerca la entrada en la atmósfera de Tiangong-1, cuyo nombre en chino significa palacio celestial.

Según la ESA, los deshechos se han precipitado en una zona del Pacífico Sur “no demasiado lejos de un área desahabitada que es típicamente utilizada para reentradas controladas”.

De hecho, la CNSA ya había informado en enero que todavía mantenía el control de la estación espacial, lo que permitía monitorizar el descenso de Tiangong-1 hacia la Tierra, aspecto que ponían en duda otras agencias espaciales.

Durante este tiempo,según la CNSA, los ingenieros habrían trabajado para conducirla hacia una zona de aguas profundas en el Pacífico Sur conocida como el ‘cementerio de naves espaciales’.

Imagen virtual de la estación espacial Tiangong-1 Imagen virtual de la estación espacial Tiangong-1 (The Aerospace Corportation)

La CNSA lanzó Tiangong-1, su primera estación espacial, en 2011. El laboratorio espacial, de 8,5 toneladas, se ha utilizado para experimentos médicos y también se consideró un paso preliminar en la conquista espacial china para tratar de alcanzar a Europa y Estados Unidos.

El gigante asiático también quiere desplegar una estación espacial habitada para 2022, cuando la Estación Espacial Internacional (ISS) haya dejado de funcionar. Otro laboratorio, Tiangong-2, fue lanzado en septiembre de 2016. China también sueña con enviar a un hombre a la luna.

Deja un comentario