La campaña para las elecciones catalanas del 21 de diciembre entra en su tramo decisivo. Desde este viernes, cinco días de actos con los principales líderes nacionales (y algunos internacionales), debates televisados entre los candidatos a la Presidència de la Generalitat, y una casi inédita jornada de reflexión en mitad de la semana. La votación del próximo jueves llega con unas encuestas que apuntan a un empate entre bloques y un número muy alto de indecisos. Dos elementos que llevan a Xavier Domènech y los  comunes a defender que son la “alternativa al bucle” del procés que alimentan “el bloque independentista” y “el del 155”.

Los estrategas de Catalunya en Comú-Podem mantienen las líneas generales con las que se lanzaron a una campaña que volvía a situarles en una tierra de nadie, entre dos bloques aparentemente irreconciliables y ante unos comicios, como en 2015, pretendidamente plebiscitarios. Primero,  apuesta por el eje social frente al eje nacional, una idea en la que se reafirmaron tras el resbalón de Marta Rovira (ERC) e Inés Arrimadas (Ciudadanos) en su cara a cara en Salvados. Segundo,  posicionarse como “la llave” que permitiría dirimir el “empate catastrófico” que prevén las encuestas para el 21D. 

Ahora, la certeza de que solo el bloque independentista está en condiciones de alcanzar, muy justa, una mayoría de gobierno y el juego de vetos mutuos entre ERC y el PSC les lleva a pensar que los comunes están en condiciones de proponer que sea Domènech el próximo presidente de la Generalitat para evitar una repetición electoral que los independentistas temen.

En la campaña de Xavier Domènech ven con muy buenos ojos los últimos movimientos de ERC. Especialmente la oficialización en el Congreso de los Diputados de su renovada apuesta por la negociación bilateral con el Estado. Esta era una de las principales exigencias de Catalunya en Comú, que hizo del “ni DUI ni 155” una de sus enseñas.

Un triunfo por mayoría absoluta de los independentistas podría reactivar el procés, apuntan los  comunes. Pero una victoria del bloque opuesto, también. “Una alianza entre PP, PSC y Cs no sería el fin del proceso, sino la venganza que lo retroalimentaría”, en palabras de Domènech. Con todo, la idea que manejan en Catalunya en Comú es que Inés Arrimadas no logrará los apoyos para ser investida. El “bloque del 155” (Ciudadanos, PSC y PP) quedarán lejos de la mayoría en el Parlament. Y los diputados de los  comunes nunca darán su apoyo a la candidata que, recuerda de forma habitual Domènech, fue señalada por José María Aznar.

El candidato de CatComú volvió a hacerlo este jueves en su mitin: “Lo sentimos mucho, pero ya todo el mundo sabe que su fórmula no suma, que su candidata para estas elecciones, Inés Arrimadas no va a ser Presidenta de la Generalitat, que el pueblo de Catalunya no se va a rendir a la precariedad de Cs, y que la única papeleta que incomoda tanto a Puigdemont como a Aznar es la de Catalunya en Comú Podem

“Guanyem Catalunya”

Nuevo cartel de campaña de Catalunya en Comú.

Nuevo cartel de campaña de Catalunya en Comú.

En el acto en El Prat de Llobregat, Domènech ha estado acompañado de Irene Montero. La dirigente de Podemos llegó el mismo jueves a Catalunya para quedarse hasta el domingo. El sábado aterrizarán en Barcelona el líder del partido, Pablo Iglesias, y el coordinador federal de IU, Alberto Garzón.

Todos, junto a Ada Colau, protagonizarán el acto central de la campaña. La alcaldesa de Barcelona se ha volcado con su candidatura, a diferencia de lo ocurrido en septiembre de 2015. Entonces, poco después de haber ganado las municipales en Barcelona, optó por el silencio.

Dos años y dos meses después, los comunes van a recuperar una de las palabras que llevaron a Colau a la Alcaldía de Barcelona. Aunque Guanyem tuvo que convertirse en Barcelona en Comú por problemas burocráticos, el significante sigue presente. El nuevo lema de la campaña de Domènech, que se presentará el mismo sábado, será ” Guanyem Catalunya. Un Govern per a tots i totes“.

Antes, el viernes, intervendrá en campaña el francés de origen español Jean-Luc Melènchon. El excandidato presidencial de Le France Insoumise apoyará a Domènech en contraposición al respaldo que el ex primer ministro Manuel Valls (también de origen español) ha dado a Inés Arrimadas y, en menor medida, a Miquel Iceta. Dos modelos contrapuestos, los de CatComú y Ciudadanos, que se ejemplifican con dos personalidades internacionales que representan también proyectos distintos.

Xavier Domènech y el analista británico Owen Jones, que ha apoyado al candidato de los comunes.

Xavier Domènech y el analista británico Owen Jones, que ha apoyado al candidato de los comunes. CatComú

Este jueves ha sido el turno del politólogo y analista británico Owen Jones, quien también ha pedido el voto para Xavier Domènech. Jones ya participó en 2015 en la campaña de Podemos para el 20 de diciembre. Unos comicios que muestran un gran paralelismo con los de ahora. Entonces, muchos decidieron el voto en el último momento. El 25% de indecisos que apuntan algunas encuestas para el 21D indican que puede ocurrir algo parecido.

Deja un comentario