Washington asfixia a Maduro sancionando a su petrolera y dando el control de la caja a Guaidó

[ad_1]

En medio de una crisis política sin precedentes tras la proclamación de Juan Guaidó como presidente ‘encargado’, Estados Unidos ha decidido extremar la ofensiva contra Nicolás Maduro con la herramienta que más podría dolerle: la caja del dinero procedente de las ventas del petróleo venezolano. En primer lugar, el Departamento del Tesoro ha anunciado que Petróleos de Venezuela, Pdvsa, que gestiona la principal fuente de ingresos del país, verá bloqueados todos sus activos bajo jurisdicción estadounidense, con la idea de traspasarlos en un futuro próximo a un nuevo Gobierno venezolano una vez que Maduro abandone el poder. Mientras llega ese momento y en segundo lugar, se permitirá a la oposición venezolana controlar fondos del Ejecutivo de Maduro que estén en cuentas mantenidas por el banco de la Reserva Federal o cualquier otra entidad asegurada.

Washington ha brindado así otro gesto económico a Juan Guaidó, al que el Gobierno de Donald Trump reconoce como presidente legítimo del país sudamericano desde su autoproclamación la semana pasada.

El Departamento de Estado ha informado en un comunicado de que su máximo responsable, Mike Pompeo, autorizó el 25 de enero a Guaidó a “recibir y controlar” propiedades del Gobierno o del Banco Central de Venezuela en entidades financieras estadounidense, con vistas a ayudar a la Administración “legítima” a “salvaguardar estos activos en beneficio del pueblo venezolano”. “Instamos a otros gobiernos a reconocer al presidente interino Juan Guaidó y a dar pasos similares para proteger el patrimonio de Venezuela frente al robo del régimen corrupto de Maduro”, ha añadido el Departamento de Estado estadounidense, en un comunicado firmado por su portavoz, Robert Palladino, y publicado este martes.

El régimen chavista ha acusado a Estados Unidos de inmiscuirse en un golpe de Estado con su apoyo a Guaidó y, según el ministro de Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, las sanciones a Pdvsa son “otra evidencia” más. “Le facilitaron al mundo elementos probatorios concretos e irrefutables sobre el objetivo único y verdadero de este intento de golpe de estado en Venezuela: el Petróleo”, ha denunciado en Twitter.

Para el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, el blqoue de Pdvsa “ayudará a evitar futuros desvíos de activos de Venezuela por Maduro, y mantener esos activos para el pueblo venezolano”. Y, para suspender esa decisión, basta con una “rápida transferencia del control de la empresa al presidente interino (Guaidó) o un gobierno posterior, elegido democráticamente”. Las sanciones afectan a 7.000 millones de dólares en activos de Pdvsa, según ha detallado el asesor de Seguridad Nacional de EEUU, John Bolton, quien ha pronosticado que las medidas provocarán otros 11.000 millones de dólares en pérdidas para la petrolera a lo largo del próximo año.

El Gobierno de Trump llevaba dos años examinando la posibilidad de imponer sanciones al sector petrolero de Venezuela, pero siempre acababa aparcando esa opción por temor a que las consecuencias económicas perjudicaran al pueblo venezolano y a la economía estadounidense. Para evitar un fuerte impacto en esta última, Mnuchin ha explicado que se permitirá “seguir operando” a Citgo, la filial de Pdvsa en Estados Unidos, pero los fondos de esas operaciones irán a una cuenta especial bloqueada, con el objetivo de garantizar el eventual traspaso a un nuevo Gobierno. “Con efecto inmediato, el dinero procedente de cualquier compra de petróleo venezolano tendrá que ir a parar a cuentas bloqueadas”, ha dicho Mnuchin en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

Citgo tiene tres refinerías en Estados Unidos, que en conjunto procesan unos 750.000 barriles de crudo venezolano al día. Guaidó ya ha anunciado que planea nombrar una nueva directiva de Pdvsa y de su filial Citgo, para reactivar una industria petrolera que pasa por un “oscuro momento”. Por lo que se refiere al efecto que las sanciones puedan tener en el mercado estadounidense, Mnuchin ha opina que no afectarán demasiado a los precios de la gasolina en su país, dado que las importaciones de petróleo venezolano son “bastante modestas” y pueden compensarse con el crudo procedente de Oriente Medio.

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, ha afirmado en un comunicado que las sanciones “no van dirigidas contra el pueblo inocente de Venezuela y no prohibirán la asistencia humanitaria, incluido el envío de medicinas y aparatos médicos”. Paralelamente a las sanciones contra Pdvsa, el Tesoro ha emitido licencias que autorizan a grandes compañías energéticas estadounidenses como Chevron, Halliburton y General Electric a continuar sus operaciones en Venezuela al menos hasta el 27 de julio.

El senador republicano Marco Rubio, considerado uno de los más influyentes en lo relativo a Venezuela en la Casa Blanca, ha celebrado las sanciones al asegurar, en un comunicado, que “la familia criminal de Maduro ha utilizado PDVSA para comprar y mantener el apoyo de muchos líderes militares”.

En cambio, el senador demócrata Robert Menéndez ha advertido de que el anuncio tiene “implicaciones potenciales” para el pueblo venezolano y ha instado al Gobierno de Trump a “acompañar sus sanciones con esfuerzos adicionales para atender la creciente crisis humanitaria del país”.

Mientras, Bolton ha animado a los militares venezolanos a apoyar a Guaidó, además de sugerir que ya hay indicios de que oficiales e rango intermedio e incluso algunos generales podrían estar girando para respaldar al presidente encargado. “Estamos al tanto de contactos significativos entre oficiales generales y simpatizantes de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento)”, ha señalado Bolton en una conferencia de prensa.



[ad_2]

Source link

Deja un comentario