La ciudad asiática que supera a Nueva York en numero de rascacielos es también un lugar fantástico para viajar con niños. Además de un fabuloso skyline, paseos en barco o la posibilidad de ver delfines rosas en mar abierto; hay un Disneyland a medida para disfrutar con los más pequeños.

Los niños abren mucho los ojos y se emocionan antes de salir corriendo y traspasar la entrada a este mundo mágico. El lugar más feliz de la tierra está en Hong Kong desde 2005 y desde entonces, no ha parado de crecer llegando a doblar el numero de atracciones disponibles.

A pesar de esto, hoy en día este Disneyland ubicado en la isla de Lantau, a escasos 10 minutos del aeropuerto, es el más pequeño del mundo. Perfecto para recorrerlo entero en un par de días.

Construido siguiendo la filosofía milenaria del feng shui para atraer a los visitantes y la buena suerte, ha recibido desde su inauguración más de 70 millones de visitas. La gran mayoría asiáticos de países vecinos como Japón, Corea del Sur o Filipinas aunque durante el año pasado aumentaron en casi un 10% el numero de turistas occidentales.

Respetando las tradiciones de la cultura china se han cuidado detalles que, aunque las familias no puedan apreciar a simple vista, están presentes. Por ejemplo, el color rojo sinónimo de felicidad, prosperidad y buen augurio se puede ver en varias de las fechadas y carromatos que circulan por la calle principal por la que se entra al parque.

Construida como si de un pueblo del lejano oeste americano se tratase, siguiendo la apariencia de otras Main Street que hay en otros parques de mundo, es también el lugar para elegir hacía donde queremos ir.

En Adventureland los niños se convertirán en intrépidos exploradores con paseos en barco, rafting o subiendo hasta la casa de Tarzán encima de un árbol.

Para aprender a volar con Dumbo, subirse al carrusel de Cenicienta o entrar en el bosque encantado hay que ir a Fantasy Land.

Decoración de las calles de Dinseyland Hong Kong Decoración de las calles de Dinseyland Hong Kong (winhorse / Getty Images)

Aquí también esta la mítica atracción de “it´s a small world” donde un recorrido en barco nos va llevando por los diferentes países del mundo mientras suena una misma canción. Todo un clásico para los amantes de Disneyland que ya han visitado varios parques en el resto del mundo.

En Tomorrowland miramos hacia el futuro y encontramos a los soldados del imperio de Star Wars o a Iron Man. Por ahora, es el primer y único Disneyland que tiene una atracción de Marvel.

Hay un total de 7 zonas diferentes que se pueden visitar como Toy Story Land donde podremos recibir un abrazo de oso o imaginarnos que somos parte de esta película.

Por no hablar de los shows en el teatro, los desfiles con carrozas y los fuegos artificiales. Después de tanta emoción, los niños acabarán exhaustos; garantizado. Por eso, alojarse en uno de sus tres hoteles es una excelente opción para completar unos días únicos.

En total hay más de 1.700 habitaciones repartidas entre un castillo de cuento, un edificio art déco inspirado en Hollywood y para los más aventureros el “Disney Explorers Lodge”, el último hotel recién inaugurado que incita a explorar diferentes continentes.

Estos alojamientos son lugares mucho más especiales de lo que uno pueda imaginar. Desde un tipi indio en el interior de la habitación, infinidad de zonas de juego para niños, laberintos, cuentos antes de dormir, piscinas con toboganes y hasta zonas donde las niñas pueden convertirse en autenticas princesas, vistiéndose, peinándose y hasta maquillándose como Bella, Frozen o Cenicienta.

Una de las salas donde las niñas pueden probarse los vestidos Una de las salas donde las niñas pueden probarse los vestidos (@pequenosnomadas)

El momento estrella empieza nada más despertar, desayunando con tus personajes favoritos. Mickey, Minnie y el resto de personajes saludan a los niños mesa por mesa haciéndose fotos y saludando a cada uno.

Niños de todas las edades les besan y abrazan con emoción: Goofy y Pluto son los cocineros más especiales que han visto en su vida. Y es que, ¿hay mejor manera de comenzar el día? Desde luego que, para los más pequeños, no.

Por todo esto, a pesar de ser prácticamente desconocido en Europa, Hong Kong Disneyland es perfecto para completar unas vacaciones por los países asiáticos ya que hay vuelos al país por menos de 20 euros desde, por ejemplo, Vietnam o Tailandia.

Todo un regalo que tus hijos no olvidaran.

Un niño abrazando a Mickey Un niño abrazando a Mickey (@pequenosnomadas)

Deja un comentario