El estadio del Nantes, equipo de la primera división francesa, fue escenario de una situación inédita el pasado domingo durante el partido que enfrentó al equipo local contra el PSG. En una acción de ataque de los visitantes en el minuto 90, el defensa brasileño del Nantes Diego Carlos corría hacia su área cuando el árbitro Tony Chapron se interpuso en su camino. Como resultado del choque el colegiado se cayó al suelo, desde donde le propinó una patada al jugador, que no sale de su asombro. Por si eso fuera poco, a causa de esa acción le sacó la segunda amarilla y lo mandó al vestuario. Ahora Chapron podría enfrentar una sanción disciplinaria. El partido terminó con una victoria del PSG gracias a un solitario gol marcado por el argentino Ángel Di Maria.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.