Un grupo de científicos del Laboratorio Nacional de Lawrence Livermore (LLNL) publica en YouTube antiguos videos desclasificados de ensayos nucleares en la atmósfera. Los científicos están empeñados en la labor de preservar alrededor de diez mil videos filmados entre los años 1945 y 1962 que abarcan alrededor de 210 ensayos nucleares y que actualmente son digitalizados con el fin de crear modelos digitales de los procesos físicos de las explosiones y analizar sus consecuencias. Los videos permiten observar a cámara lenta algunos efectos nunca antes percibidos.

Prueba Harlem (12 de junio de 1962, proyecto Dominic)

Al detonar la bomba aparecen dos ráfagas de luz. La primera se percibe inmediatamente después de la detonación, pero la bola de fuego rápidamente pierde fuerza ya que el aire sobrecalentado alrededor de la bola (a más de 33.000 ºC) no permite pasar la luz. En un instante la temperatura cae y se puede visualizar un nuevo impacto.

Prueba Bluestone

En el video se aprecia cómo una esfera con manchas blancas pierde color y se vuelve transparente. Este aspecto de ‘bola de fuego’ es el resultado de la reacción de la radiación con las partículas de aire. Sin embargo, en las capas bajas de la atmósfera la onda de choque rebasa la radiación, perdiendo rápidamente fuerza y haciendo que se desvanezca visualmente.

Prueba Turk (7 de marzo de 1955, operación Teapot)

La bomba fue detonada en una torre especial en el desierto de Nevada a una altura de 154 metros sobre la superficie. La calidad del video permite calcular la velocidad de expansión de la bola de fuego, entre otros detalles interesantes, como las líneas que se pueden observar durante los primeros instantes. Este efecto recibió el nombre de ‘trucos de cuerda’ (‘rope trick’ en inglés) y se debe al calentamiento y la evaporación de las cuerdas que sostenían la torre.

Otro de los efectos peculiares de la prueba Turk son las manchas que se observan sobre la superficie de la bola de fuego y que se corresponden con las partes evaporadas de la caja de la bomba.

La explosión de la prueba Turk levanta y evapora miles de toneladas de partículas del suelo que se diseminan por un extenso territorio causando contaminación radiactiva.

Prueba Bighorn (27 de junio de 1962)

Una bola perfecta de fuego aparece a tres kilómetros y medio de la superficie. Unos instantes después de la detonación, la onda de choque se refleja en el suelo y deforma la bola transformándola en una cúpula. La velocidad de expansión del hongo permite calcular la cantidad de energía liberada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.