Blue Origin, empresa estadounidense de la industria aeroespacial, llevó a cabo una nueva prueba de su motor cohete BE-4. Las imágenes correspondientes fueron publicadas en la cuenta de Twitter de la compañía, según la cual en esta última oportunidad fueron superados sus objetivos específicos de impulso.

“Continuamos revisando la estrangulación profunda de nuestro BE-4 de escala natural y de 550.000 libras de fuerza por pulgada cuadrada, así como la reusabilidad de nuestros cojinetes de bomba hidrostática y la estabilidad de nuestros ciclos de arranque y parada”, señaló Blue Origin.

Las pruebas anteriores del BE-4 se llevaron a cabo en octubre de 2017. Se planea utilizar este nuevo motor en el cohete portador Vulcan, desarrollado por United Launch Alliance para suplantar el Atlas V, dotado con el motor ruso RD-180. También se prevé su uso en la lanzadera espacial New Glenn, desarrollada por Blue Origin.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.