Zapadores militares han demolido a través de una serie de explosiones controladas un total de 85 edificios en la península de Chukotka, en la región rusa de Extremo Oriente. La operación fue llevada a cabo a finales de diciembre e incluyó cuarteles, almacenes, armerías y otros recintos de un regimiento abandonado.

“Una peculiaridad de la ejecución de estas detonaciones fue la disimilitud entre los edificios, los cuales variaban en el número de pisos, el espesor de los paredes y el forjado o la superficie construida”, destacó un comunicado del servicio de prensa del Distrito Militar Oriental ruso. La misión implicó el uso de más de 12 toneladas de trinitrotolueno (TNT) y explosivos plásticos.

Los edificios hechos de madera fueron destruidos por carros IMR (vehículos de ingenieros para retiro y pase de obstáculos) y excavadoras.

Para transportar toda esta maquinaria pesada hasta la zona fueron necesarios varios vuelos de aviones de transporte An-124 Ruslán desde los centros logísticos del Ejército al aeródromo de Anádyr.

La operación en la base de Chukotka aún no ha concluido, ya que todavía quedan por derribar otros cien edificios en el área.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.