Del año 1800 al 2015, se pasó de 910 millones de habitantes en el planeta Tierra a más de 7.300 millones, si bien se estima que la población mundial alcanzará los 8.500 millones en 2030 y los 9.700 millones en 2050, algo que supone una emergencia planetaria sin precedentes. Una de las consecuencias de ello es el aumento de personas que viven en las ciudades, un crecimiento que requiere el desarrollo de nuevas formas de movilidad que eviten el uso de combustibles fósiles.

De no ser así, la concentración de dióxido de carbono (CO2) podría llegar a las 450 partes por millón (ppm) en la atmósfera –actualmente está en unas 420 ppm-, lo que haría aumentar más de 2 grados centígrados la temperatura media global y dejaría bajo el agua las grandes metrópolis del mundo, donde viven más de 275 millones de personas.

Precisamente por ello, además de para evitar monumentales atascos cada mañana, muchas de estas grandes metrópolis están optando por el despliegue de planes de movilidad sostenible. Dentro de estos, las bicicletas figuran como los protagonistas del nuevo escenario que hoy, como cada 19 de abril, requiere ser puesto sobre la mesa coincidiendo con el Día Mundial de la Bicicleta.

Además de la construcción de carriles bici, para conseguir una movilidad más ‘verde’, las ciudades deben ocuparse de mantener esta infraestructura segura, y las más preparadas para ello son Copenhague -en Dinamarca-, Utrecht y Ámsterdam -ambas en los Países Bajos-, según se desprende del Copenhagenize Bicycle Friendly Cities Index 2017.

Se trata del último informe de Copenhagenize Design Co., una consultora de diseño urbano que asesora a los gobiernos sobre la conversión de sus metrópolis hacia un modelo de ciudad totalmente compatible con el uso de bicicletas. Y es que, lejos de preguntarse cómo hacer caber más automóviles en las calles, esta compañía busca responder a cómo hacer caber a más personas en las mismas, lo que requiere una sólida red de transporte público, calles peatonales y, por supuesto, muchas bicicletas.

Entre las 20 ciudades más preparadas también hay lugar para dos españolas, Barcelona y Sevilla, que ocupan la undécima y la decimocuarta posición del ranking, respectivamente.

En referencia a los beneficios que ofrece la bicicleta, cabe destacar que su uso implica menos contaminación, pero también ofrece otras ventajas sociales y económicas, pues según la misma consultora, en Copenhague los ciclistas ahorran a la sanidad pública más de 200 millones de euros cada año, lo que equivale a la cantidad que el ayuntamiento de la capital danesa se ha gastado en el último lustro para preparar la ciudad para el uso de la bicicleta.

En 1960 la producción de bicicletas y la de automóviles en todo el mundo era aproximadamente la misma. No obstante, las estadísticas muestran una tendencia mucho más al alza en el caso de las bicicletas que en el de los automóviles durante las últimas décadas, siendo el número de bicicletas producidas a partir del año 2000 más del doble que el de automóviles.

Entre los principales productores de bicicletas figuran China, India, la Unión Europea, Taiwán y Japón, que juntos son responsables del 87% de la producción mundial. Más de la mitad de estos vehículos se fabrican en China, que vende ocho de cada diez de las bicicletas que produce a Estados Unidos.

En España, por ejemplo, en la capital catalana, el gobierno de la alcaldesa Colau ha apostado decididamente por el despliegue de una extensa red de carriles bici por toda la ciudad, que sigue el Plan de movilidad urbana 2013-2018 y que tiene como objetivo que la ciudad condal cumpla a finales de este ejercicio todos los parámetros ambientales de la Unión Europea. Para conseguirlo, el programa busca potenciar los desplazamientos a pie, en transporte público y en bicicleta.

En total, a día de hoy la ciudad cuenta con 172 kilómetros de infraestructura ciclista y está previsto que durante este año se ejecuten 61 kilómetros más que, según el Plan, ayudarán a desplegar una infraestructura completa, conectada y en buenas condiciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.