«Vamos, espabile, que hay que echar a Sánchez, levante el ánimo»

[ad_1]

«¡Vamos Ciudadanos!», será el lema que usará el partido de Albert Rivera durante la campaña de este 28A. Así lo ha desvelado la formación en el macroacto celebrado este domingo en el madrileño municipio de Las Rozas, en el que Albert Rivera ha deseado que la era Sánchez «pase pronto». «Sabemos lo que necesita España», ha afirmado el líder de Ciudadanos, quien, además de reiterar su habitual discurso contra el presidente del Gobierno y «los separatistas», ha reservado varias pullas para Pablo Casado.

Al líder conservador, pese a tenderle de nuevo la mano para formar gobierno, le ha regañado por decirle el otro día «que va tarde». «Dice que vamos tarde. ¡Pero si no ha empezado la campaña!», le ha espetado un Rivera algo afónico.

«Vamos, señor Casado, póngase las pilas, espabile y levante el ánimo que tenemos que gobernar y echar a Sánchez. Un poquito de energía», ha añadido, porque «le veo cansado, como si hubiera tirado la toalla», ha proseguido, ante los aplausos de los asistentes que no han parado de ondear banderas españolas y europeas y de corear «¡presidente, presidente!».

El líder de Ciudadanos ha arengado a los suyos: «Veo ganas y siento esas ganas de echar a Sánchez. Veo ganas de independizarnos de Torra, de Puigdemont, de Rufián.¡Adiós, ya basta!», ha exclamado Rivera que ha cerrado su intervención llamando a la movilización y a acudir a votar el 28A para que Ciudadanos pueda gobernar.   

Al acto, celebrado en el polideportivo multiusos, han asistido, además de Rivera, Inés Arrimadas y los candidatos por Madrid a la alcaldía y a la Comunidad, Begoña Villacís e Ignacio Aguado, varios de los fichajes independientes de Rivera para el 28A, como Edmundo Bal, Sara Giménez y Marcos de Quinto. Al igual que Rivera, todos han llamado a la movilización y a acudir a las urnas para «que no se quede nadie en casa y Albert se convierta en el próximo presidente de la Nación».  

Inés Arrimadas, la más aplaudida

La que ha despertado más entusiasmo ha sido Inés Arrimadas, muy aplaudida por los asistentes. La candidata por Barcelona al 28A ha reiterado su habitual discurso contra los nacionalistas y los separatistas, partidos que, pese a «todas las barbaridades que han hecho y dicho», «no me han robado la ilusión por España», según ha confesado.

Arrimadas, que ha repartido estopa a ambos lados, ha sentenciado que el 28A «hay que elegir entre Rivera y Casado» colocando al líder de su partido en «el centro», y destacando que «no purga a los que no están de acuerdo con él». «Rivera atrae talento y es capaz de apoyar presupuestos por contener medidas buenas para España», ha señalado la dirigente de Ciudadanos. 

Pero no se ha olvidado de Sánchez. «Sánchez es un peligro público, hay que sacarlo de la Moncloa a votos», ha pedido, «pero también a Iceta [Miquel, líder del PSC] que es el asesor del separatismo». A su juicio, hacerlo «es una emergencia nacional y moral porque el presidente del Gobierno «no puede estar ni un minuto más al frente de 47 millones de personas». 

La portavoz nacional se ha mostrado también escandalizada de que mientras Sánchez ha llamado a Otegui  por teléfono para asegurarse los votos de Bildu a sus ‘decretazos’,  a ella jamás lo ha hecho durante todos estos años que ha sido líder de Ciudadanos en Catalunya. «¡Qué vergüenza!» ha exclamado.

Bal, Giménez y De Quinto, encantados de estar en Cs

Edmundo Bal, número cuatro de la candidatura de Rivera por Madrid, ha calentado el mitin subiendo en primer lugar al escenario circular colocado en mitad del local con las siglas del partido bien visibles. Después de presentarse y asegurar que quiere «ser diputado en el Congreso», y de explicar que viene «de una familia media, normal y corriente», Bal ha arremetido contra Pedro Sánchez por haberle cesado como abogado del Estado. «Quisieron que dijera que no hubo violencia el 1-0 de 2017 en Catalunya, pero yo no podía firmar ese escrito», ha recordado.

«Me cesaron, me castigaron, fue un palo grande para mi carrera. Mis amigos se convirtieron en sospechosos», ha continuado explicando, mientras los asistentes al acto le interrumpían coreando «¡España, España!» y «¡Ahora, Ciudadanos!». «Este régimen solo quiere adhesiones inquebrantables, le molesta la crítica y la verdad» ha añadido, para concluir asegurando que si ahora le volviera a poner delante el mismo escrito «también me negaría a firmarlo».

Después ha intervenido Sara Giménez, integrante del Secretariado Gitano y número tres por Madrid al Congreso, que ha agradecido a Rivera que haya contado con ella porque Ciudadanos «es el partido de la igualdad».»¿Dónde iba a estar yo mejor que en este partido?», se ha preguntado. Giménez también ha hecho un repaso a su vida, haciendo gala de la etnia a la que pertenece  y de ser hija «de una familia de vendedores ambulantes de Huesca», que tuvo “que pelear para poder seguir estudiando». 

A continuación, ha subido al escenario el número dos de la candidatura de Rivera, el empresario Marcos de Quinto, que ha presumido de ser «madrileño de pura cepa» asegurando que durante toda su vida lo único que ha hecho ha sido «trabajar y trabajar»: «Nadie me ha regalado nada, me he dejado la piel trabajando», ha dicho. De Quinto ha citado su paso por Cola Cola, la empresa de la que fue vicepresidente mundial, y que realizó un ERE que dejó en la calle a cientos de trabajadores. Pero él ha desvelado que la dejó «por razones personales». «Un alto ejecutivo no puede ser un poquito. O eres o no lo eres», ha señalado. Por eso decidió retirarse y «escribir un libro que saldrá el 30 de abril, dos días después de que Albert Rivera haya ganado las elecciones». «Yo no esperaba entrar en política – ha reconocido- .Pero estoy en Cs porque encarna la libertad y la igualdad de oportunidades», al contrario que el PP o el PSOE, partidos que, según ha dicho, hablan de esos términos solo «de boquilla». «Yo me quedo en el centro», ha zanjado.

Según los organizadores, el partido ha conseguido llenar el local, con capacidad para más 6.000 personas en este municipio del norte de Madrid gobernado por el PP, que cuenta con once concejales mientras Ciudadanos solo tiene cuatro. También Cristiano Brown, el líder de UPyD que acaba de incorporarse a las lista europea de Cs como número 11. 



[ad_2]

Source link

Deja un comentario