Uno de los verdugos más conocidos del Estado Islámico (EI), Abu Omer, detenido el 29 de diciembre en la ciudad iraquí de Mosul, fue puesto en libertad por sus captores poco después de la detención, informan los medios locales.

Las autoridades han confirmado que el muftí terrorista pagó 7.500 dólares por su libertad y desapareció del cuartel policial con una moto que había dejado cerca al ser arrestado, recoge Ayn Al Iraq News.

El verdugo del EI es reconocible por su larga y blanca barba y habría participado en la muerte por lapidación de varias personas, además de haber presenciado otras ejecuciones públicas.

Mosul permanecía bajo control de los terroristas desde 2014 y fue recuperada por las fuerzas gubernamentales en 2017. A pesar de que a principios de diciembre Bagdad declaró la victoria completa sobre el EI, todavía existen pequeños reductos del grupo terrorista.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.