El Juzgado Penal 6 de Girona ha condenado a seis meses de cárcel a uno de los detenidos por su presunta implicación con la célula yihadista de Ripoll (Girona) que perpetró los atentados de agosto en Catalunya, Driss Oukabir, actualmente en prisión, por maltrato a su pareja.

El fallo también le prohíbe llevar armas durante un año y un día y acercarse a menos de 500 metros de su novia durante un año y medio, aunque Oukabir ha sido absuelto del delito de coacciones leves en el ámbito de la violencia doméstica, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

La juez ha considerado probado que, en fecha no determinada, pero hacia enero de 2017, Oukabir agarró con fuerza el cabello de su pareja y la arrastró por la escalera del edificio del número 18 de la calle Pla de Ginebret, donde convivían, hechos que ha negado la novia pero que sí han testificado dos vecinas.

El supuesto yihadista, que negó todas las acusaciones, declaró mediante videoconferencia desde la cárcel de Soto del Real donde está ingresado por orden de la Audiencia Nacional por su presunta implicación en los atentados, y relató que la mañana del 23 de julio de 2017 se discutió con su novia, con la que llevaba conviviendo cuatro años en Ripoll: “Me fui de fiesta. Llegué tarde. Me dio la bronca. Una discusión sin más”, pero que nunca la maltrató.

La mujer no le denunció por estos hechos y en un principio no quería testificar, pero finalmente aceptó después de que él le pidiera hacerlo: admitió que tuvieron “alguna pelea de voz” pero negó haber sido agarrada del pelo ni empujada por la escalera, un testimonio que se contradice el de dos vecinas que vieron casos de maltrato, que han relatado con detalle las peleas, y también con el de dos mossos d’Esquadra que acudieron el 23 de julio y vieron a la víctima muy alterada y que, llorando, les dijo que quería que Oukabir se fuera de casa.

Antecedentes

Driss Oukabir tiene dos condenas ya cumplidas: una por conducir bajo los efectos del alcohol en 2009 y otra por lesiones en 2011, por las que no ingresó en prisión porque eran penas que se sustituyeron por alternativas.

Además tiene dos detenciones de los Mossos d’Esquadra: una en 2010 por robo con violencia e intimidación y otra en 2012 por violación que acabó archivándose por falta de pruebas.

En 2012 pasó un mes en prisión preventiva en el antiguo centro penitenciario de Figueres (Girona) tras una denuncia por un presunto delito de abusos sexuales, aunque finalmente no fue condenado por estos hechos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.