El fútbol tensa de nuevo la política zaragozana. Cuando solo hace dos años que se apaciguó la polémica levantada con la fallida petición del Real Zaragoza para explotar durante 75 años en régimen de concesión el estadio municipal de La Romareda, y cuando apenas han pasado unos meses desde la tormenta desatada en torno al deporte femenino, la propuesta del PSOE para subvencionar con 800.000 euros a la sociedad anónima deportiva ha vuelto a provocar tiranteces entre los grupos municipales.

De hecho, la iniciativa de los socialistas, rechazada por el equipo de gobierno de ZeC (Zaragoza en Común) y que cuenta con el apoyo del PP si llega al pleno (aunque tanto este como C’s y Cha se muestran contemporizadores), entraña el riesgo de hacer saltar por los aires la negociación de los presupuestos municipales, cuyo debate en comisión está previsto para el 8 de enero. 

La enmienda, que propone destinar los 800.000 euros al Real Zaragoza desde el área de Turismo y en concepto de “promoción de la ciudad”, tiene, no obstante, algunos escollos para su eventual materialización. 

Procesamiento por defraudación tributaria

Los principales consisten en que se trata de una entidad que mantiene deudas con Hacienda, que era el principal acreedor cuando hace seis años se declaró insolvente y entró en concurso de acreedores, lo que puede dificultar la canalización de dinero público hacia ella; y, además, está procesada por fraude fiscal como persona jurídica, según adelantó ‘El Periódico de Aragón’, aunque la decisión de juez de Instrucción número 12 de Zaragoza, Alfonso Tello, está recurrida ante la Audiencia Provincial. 

Cualquier condena por delito tributario conlleva “la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho a gozar de los beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante el período de tres a seis años”.

La causa penal, en la que ejercen la acusación la Fiscalía y la Agencia Tributaria, tiene su origen en el finiquito del jugador Peter Lucciny en ella están encartados el exfutbolista y los exejecutivos Agapito Iglesias, Francisco Checa y Javier Porquera, que salieron de la SAD con la llegada de la Fundación Zaragoza 2032 y sus nuevos responsables, un grupo de empresarios locales liderado por el expresidente de Telefónica Cesar Alierta. 

Según las acusaciones, cuya tesis comparte el juez y rechazan las defensas, el fraude se acercaría los 900.000 euros: 556.000 supuestamente no tributados por 975.000 que no se corresponderían con el finiquito sino con salarios, y otros 339.000 por otro concepto valorado en 450.000. 

¿Una figura promocional y adecuada?

La enmienda plantea el debate de si resulta adecuado para una ciudad utilizar como imagen promocional la de una entidad que se encuentra en esas circunstancias. 

Ese es el debate nuclear, con independencia de otras circunstancias como que lleve un lustro en Segunda,que la cuantía supere los 576.700 euros municipales que reciben entre todos los clubs de élite zaragozanos que compiten en la máxima categoría de su disciplina, que lleve décadas utilizando de manera prácticamente gratuita un equipamiento municipal como el estadio de La Romareda, que la Diputación Provincial le haya dado este año una ayuda de 723.000 euros, que dejara hace años de pagar las cuotas de un préstamo participativo de más de cinco millones del Gobierno de Aragón y que, según informó ‘Heraldo’, lleve tres años dando beneficios y haya cerrado su último ejercicio con una ganancia contable de 1,1 millones pese a arrastrar una deuda de 150.

La enmienda al presupuesto tiene su origen en una resolución, propuesta por el PSOE y aprobada por unanimidad en el reciente debate sobre el estado de la ciudad, que abogaba por la necesidad de que el ayuntamiento y el Real Zaragoza establecieran un convenio para ayudar a financiar la cantera de la SAD, cuyo fútbol base sigue siendo el más potente de la ciudad pese al declive de los últimos años y del que han vuelto a salir jugadores para el primer equipo. 

“Es una enmienda más”, señalan fuentes del PSOE, que, además de mostrarse abiertos a la negociación, recuerdan cómo la resolución de la que se deriva fue aprobada por unanimidad y enlaza directamente con las políticas de apoyo al deporte de base que desarrolla el Ayuntamiento de Zaragoza. 

El hecho de dirigirla formalmente con cargo a la partida de Cultura y con el objetivo oficial de promocionar la ciudad, explican, responde a una indicación de ZeC. “La forma final con la que se ha presentado nos fue sugerida durante la negociación de las enmiendas, ya que desde Economía la veían más viable desde Turismo que desde Deportes”, indican desde el PSOE. 

Sin embargo, el concejal de Deportes, Pablo Híjar, rechaza de plano la propuesta. “Es complicado vivir con una enmienda como esa, por la cuantía y porque no tiene nada que ver con la resolución aprobada en el debate del estado de la ciudad, que iba dirigida a fomentar el fútbol base”. “Una cosa es financiar la cantera, hablar de tecnificación, de los convenios del Real Zaragoza con clubes de la ciudad, de organizar clínicos y actividades, y otra financiar a la sociedad anónima deportiva”, añade. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.