Una mujer británica durante seis años creyó que sufría una enfermedad intestinal grave, hasta que un médico descubrió que dos sobrecitos de kétchup Heinz le habían perforado la pared del intestino, informa el periódico The Guardian.

Imagen ilustrativa

Según el diario, la paciente, de 41 años, sufría ataques de dolor abdominal agudo e hinchazón que podían durar hasta tres días, lo que llevó a los médicos a diagnosticarle la enfermedad de Crohn, un proceso inflamatorio crónico del tracto intestinal. No obstante, el tratamiento común para esta enfermedad no le suponía ninguna mejora a la paciente.

Entonces los médicos del hospital de Heatherwood y Wexham Park, de la ciudad de Slough, decidieron que lo único que podía ayudar a la enferma era una operación quirúrgica. Así, mediante una laparoscopia (la observación de la cavidad abdominal con una lente óptica), los médicos descubrieron que la paciente tenía en el estómago dos sobrecitos de kétchup de la marca Heinz.

Tras la operación la mujer, que por fin se ha liberado de los dolorosos síntomas, asegura que no recuerda cómo fueron a parar a su estómago los dos envases.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.