Las consecuencias de un pacto de la Unión Europea con Sudán para frenar el flujo migratorio desde Eritrea, Etiopía y Somalia en dirección a Libia, y de allí al Mediterráneo, y que representa un pacto con las peores dictaduras, tal como publicó La Vanguardia.com, empiezan a hacerse notorias. Una milicia sudanesa, los llamados yanyauid, que estuvo implicada en crímenes de guerra en la región de Darfur, reclama a la UE el pago por sus servicios impidiendo el paso de migrantes y refugiados.

Según informa la agencia Bloomberg, el comandante de las denominadas Fuerzas de Apoyo Rápido, que tienen su origen en los yanyauid, aprovechó una ceremonia de graduación en Jartum para decir que miles de sus efectivos han estado haciendo una labor por la que no han cobrado. “Hacemos el trabajo por la UE, por eso deberían reconocer nuestros esfuerzos y apoyarnos, ya que hemos perdido muchos hombres, esfuerzos y dinero; de otro modo, cambiaremos de parecer y dejaremos de hacerlo”.

Los ‘yanyauid’ fueron acusados por la ONU de crímenes de guerra en Darfur

Esta milicia gubernamental actuó en Darfur en 2003-2005 y luego en la región del Kordofán, ganándose las denuncias de Naciones Unidas, Estados Unidos, Human Rights Watch y otras organizaciones de atacar a civiles y cometer saqueos.

La UE destinó en el 2016 más de 100 millones de euros, previstos inicialmente como ayuda al desarrollo, a “todos los contextos y en todos los países donde la UE decida apoyar el sector de la seguridad”. Sudán era el primer receptor, sobre todo en concepto de control de fronteras, equipos de vigilancia y logística. Casi al mismo tiempo, Alemania dedicó 12 millones de euros al mismo fin.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.