Agentes de la Guardia Civil liberaron de su coche a una joven de Bueu (Pontevedra) que pasó seis horas encerrada en el interior del coche, con el móvil descargado y sin poder bajar las ventanillas. Todo fue por el despiste de su novio, que al regresar de una boda no se dio cuenta de que ella estaba dentro del coche cuando él cerró las puertas para irse a casa a descansar, según explica La Voz de Galicia .

El suceso ocurrió el pasado domingo de madrugada y un portavoz de la Guardia Civil precisó que todo responde a un “despiste del novio” y que “no hay ilícito penal” en este curioso caso.

Todo comenzó, según relatan algunos vecinos, cuando ambos volvían de una boda. Era de noche y el hombre bajó del vehículo, y lo cerró con llave para irse a su casa en la parroquia de Cela para dormir. Lo curioso es que él no se dio cuenta de que la estaba dejando encerrada en el turismo, ni ella pudo advertirle del despiste. Ambos coinciden en que los hechos fueron realmente así.

Todo fue un despiste

Así que cuando él se alejó y ella se quedó sola no tenía manera ni de bajar las ventanas para poder salir. Tampoco podía llamar por teléfono para avisar, y es que en el interior del vehículo había dos móviles, pero ninguno de los dos tenía batería. Así que no le quedó otra que esperar a que alguien pasase a su lado y se diese cuenta de lo que ocurría.

Nadie la vio hasta seis horas después. Unas personas pasaron delante del aparcamiento donde estaba aparcado el turismo y la vieron dentro. Al no poder abrir el coche, llamaron a la Guardia Civil de Marín, que se desplazó hasta el domicilio del novio, que estaba durmiendo. Él les entregó las llaves del vehículo y los agentes volvieron al parking para abrir el coche y liberar a la mujer, que confirmó que todo el lío se debió a un despiste.

Deja un comentario