El volcán había permanecido inactivo por medio milenio, pero ahora la situación en la región es “muy crítica”, alertan las autoridades locales.

Una isla volcánica en Papúa Nueva Guinea, que había permanecido inactiva por casi 500 años, ha entrado en erupción obligando a evacuar a toda su población, informa International Business Times.

Los pobladores de la isla de Kadovar, de unos 2 kilómetros de diámetro y aproximadamente 360 metros de altura en su punto más elevado, pensaban que el islote era inactivo hasta que el viernes 5 de enero empezó a mostrar una actividad volcánica que se intensificó rápidamente este domingo.

El Observatorio Volcanológico de Papúa Nueva Guinea ha advertido que la erupción podría tornarse explosiva, lo que incluso podría desatar tsunamis en la región.

“Debido a la pendiente de la isla, los deslizamientos de tierra, en combinación con la naturaleza explosiva del magma, pueden generar tsunamis“, alertaron los científicos.

Después de sobrevolar la isla, las autoridades locales han calificado la situación en la zona como “muy crítica”. Además, se reporta que hasta un 60% de la isla está cubierta de lava, lo que ha obligado a evacuar a todos sus habitantes, al menos 600 personas.

La erupción también ha generado una espesa nube oscura sobre las áreas aledañas, que “aumenta a un ritmo alarmante” y ya ha cubierto de ceniza las demás islas que se encuentran cerca de Kadovar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.