La ciudad de Yazd, en el centro de Irán, ha sufrido una impresionante tormenta de arena que ha dejado hasta 10 personas heridas. El polvo se adueño de toda la ciudad envolviendo calles y monumentos. El fenómeno comenzó de forma sorpresiva y muchos turistas inmortalizaron el momento con sus cámaras.

Para muchos de los habitantes de Yazd, el fenómeno se convirtió en toda una pesadilla. Las rachas de viento superaron los 100 kilómetros por hora y el aire irrespirable obligó a la población a buscar refugio.

Hadi Hadinasab, director general del departamento de manejo de crisis de la gobernación de Yazd, dijo que afortunadamente la tormenta no dejó víctimas. La nube densa redujo drásticamente la visibilidad y dejó a miles de personas sin electricidad.

Deja un comentario