La profesora de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) Alicia López de los Mozos, cuya firma aparecía en el acta de la evaluación del Trabajo de Fin de Máster (TFM) de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, como supuesta presidenta del tribunal, ha ratificado ante la Policía su declaración firmada la semana pasada a la Inspección y ha declarado que no evaluó a la dirigente popular.

Según han informado distinto medios como eldiario.es, El Mundo o El País, López de los Mozos no sólo ha confirmado esta tarde a los agentes que dicha acta fue falsificada, sino también que la política madrileña nunca llegó a presentar ningún Trabajo de Fin de Máster y que jamás la vio en ninguna de las clases ni en la defensa de ese trabajo.

Por su parte, como señalan en El Confidencial o en la Cadena Ser, la profesora también habría desvelado que se sintió amenazada y coaccionada por el director del Instituto de Derecho Público, el catedrático Enrique Álvarez Conde.

Agentes de la Policía Nacional de la Unidad Adscrita a la Fiscalía de Madrid van a interrogar estos días a los profesores relacionados con las supuestas firmas falsificadas que aparecen en el acta de la presentación del Trabajo Fin de Máster de la presidenta autonómica, confirmaron a Europa Press fuentes próximas a la investigación.

Investigación por presunta falsedad documental y cohecho

Se trata del inicio de las diligencias de una investigación “en curso y reservada”, iniciada para averiguar si se ha producido un delito de falsedad documental y/o cohecho después de que la Fiscalía del Área de Mostoles comunicara el lunes la Policía que procediera a investigar el contenido de los hechos expuestos.

La denuncia presentada el día 22 por varias asociaciones de alumnos y la presentada la semana pasada la propia URJC sobre este asunto ya han sido agrupadas en una, han indicado a Europa Press fuentes de la Fiscalía, que ya cuenta con los datos enviados por la Universidad por si las presuntas irregularidades relativas al máster por si pudiera ser constitutivos de delito.

En el caso de López de los Mozos, tal y como consta en su declaración escrita ante la inspección de la Universidad –la única de las tres con firma en el acta que ha hablado en el marco de la investigación–, señaló que no presidió no formó parte del tribunal que evaluó el Trabajo de Fin de Máster de la dirigente madrileña.

De esta manera, el pasado jueves la docente, con plaza de funcionaria en la universidad, contradecía la versión que se había venido recogiendo hasta el momento sobre que ella era la presidenta de este tribunal y que como tal firmó en el supuesto acta.

Para la universidad, esta declaración demostraba que podía haber indicios de delito y por ello, decidía trasladar el viernes pasado los hechos a la Fiscalía de Madrid, en su sede de Móstoles, algo que el propio rector hizo personalmente.

Así, bajo juramento, esta profesora declaró que se encuentra involucrada en una polémica por su “supuesta” participación en el tribunal con el que, asegura, no guarda “relación alguna” y que le está ocasionando “importantísimos perjuicios físicos, psíquicos, personales, familiares y profesionales”.

Continuó señalando que no ha “formado parte” ni “presidido” ningún tribunal que haya examinado dicho TFM de Cristina Cifuentes, y que como consecuencia de ello, no reconoce “el contenido del acta que se ha hecho público en los medios de comunicación ni tampoco la firma que aparece en el mismo”.

Del mismo modo, la profesora indicó durante su declaración que no tiene conocimiento de la existencia en los archivos del Instituto de Derecho Público de la URJC ni del TFM de Cifuentes “ni de ningún otro documento en relación con el mismo”.

Como consecuencia de sus declaraciones precedentes y dado que asegura que su persona “no guarda ninguna relación con los hechos investigados”, concluyó indicando que no iba a contestar a ninguna pregunta ni iba a hacer ninguna declaración, para solicitar “expresamente” que se haga pública su declaración con el fin de que “de manera inmediata” se le desvincule de manera absoluta y definitiva” del asunto.

El fin, señaló, era poder continuar con su actividad “cotidiana” tanto profesional como personalmente. El escrito está fechado a 5 de abril y está su firma, junto a su DNI.

La profesora niega su firma

Cifuentes mostró el acta como prueba: “seis profesores universitarios han empeñado su palabra, su prestigio y la carrera profesional para afirmar que no hubo irregularidades”

La profesora salía como presidenta del tribunal en el acta que la universidad facilitó al equipo de Gobierno de Cristina Cifuentes el pasado 21 de marzo y que fue, posteriormente, difundido a los medios de comunicación como una de las pruebas de que había realizado el máster en la universidad.

De hecho, la propia presidenta salía unas horas después realizando un vídeo en directo por Periscope, con el acta en la mano diciendo: “Aquí tengo un acta del Trabajo Fin de Máster, un acta que está firmada por las tres miembros del tribunal calificador con la fecha de la evaluación que fue el 2 de julio de 2012 la calificación del trabajo que por cierto saqué un notable”.

En el comunicado emitido ese mismo día por la Comunidad de Madrid, destacaban que “seis profesores universitarios han empeñado su palabra, su prestigio y la carrera profesional de funcionarios públicos para afirmar sin la más mínima duda, que todo el procedimiento académico en relación con el Máster se llevó a cabo de acuerdo con la más absoluta legalidad, y que no hubo irregularidades”.

El pasado miércoles El Confidencial publicaba una informaciones sobre la falsificación de al menos dos de las firmas que constaban en el acta. También señalaban que el documento se habría realizado el mismo día 21 de marzo (cuando este tribunal se reunió supuestamente en julio de 2012).

Coincidiendo con el pleno extraordinario en la Asamblea de Madrid donde Cifuentes compareció por este caso, su equipo descartó incluir este acta entre la documentación que, a su juicio, demostraría que ha realizado estos estudios. El resto de escritos sí que se entregaron y compulsados por la propia Universidad.

Deja un comentario