Hace tan solo un día que las chirigotas han vuelto a Cádiz para deleitar a miles de aficionados con ingenio, humor y compás, pero 24 horas han sido suficientes para desatar la primera polémica. La situación en Catalunya es uno de los temas más repetidos entre las letras de este tipo de canciones que tienen por objetivo hacer una lectura satírica del panorama actual. No es de extrañar, por ello, que el protagonista del revuelo tenga por nombre Carles Puigdemont.

Una de las 137 agrupaciones que se presenta al Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas de Cádiz propone decapitar al expresident. “Según el articulo 155 de la Constitución española de España y la humanidad se condena por alta traición al gafas que está ahí atrás”, arranca la letra. Y prosigue: “No sabemos si cortarle la cabeza o mandarlo a pelar. Que entre el condenado que tenemos que empezar a cantar”.

(Puede ver el momento de la actuación a partir del minuto 15:00)

Un escenario repleto de verdugos empieza a entonar el himno de España mientras tres dobles de Puigdemont entran en acción saludando al público con un “bona nit” y sosteniendo, entre lamentos, una estelada. Después de meter la cabeza y las manos en la guillotina, una versión del tema Devuélveme la vida de Antonio Orozco empieza a sonar para que el expresident catalán entone el mea culpa y pida clemencia.

El doble del expresident entona el ‘mea culpa’ y ruega clemencia por su vida

“Pido perdón por haber celebrado un referéndum. Pido perdón por las urnas que allí coloqué. En realidad eran cajas de ropa de invierno, pero es que allí es ver las cajas y echar un papel. Yo te pido perdón, que no quiero cumplir más condena. Te pido perdón de la única forma que sé. Perdóname la vida”, ruega el personaje. Tras las súplicas, el verdugo lo espanta con la bandera de España, que acaba siendo sustituida por la estelada.

Otro de los presentes se dirige al público y pregunta: “¿Le perdonamos la vida a Puigdemont, sí o no?”. La respuesta es unánime: “¡No!”. Y concluye: “La sentencia es bastante clara, son las cosas de la democracia”.

“La sentencia es bastante clara, son las cosas de la democracia”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.