La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha nombrado a la catalana Manola Brunet presidenta de su Comisión Internacional de Climatología (CIC), una de las áreas de trabajo más importantes de esta organización, muy centrada en el estudio del cambio climático. Su nombramiento ha tenido lugar en la conferencia celebrada en Ginebra, donde fue elegida vicepresidenta la chilena Bárbara Tapia. Brunet estará, pues, en la punta de lanza de los estudios sobre calentamiento del planeta. Ella es una gran conocedor de la evolución climática de España., uno de los países más vulnerables a este fenómeno.

El proceso de elección de ambas científicas fue apoyado activamente por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. El resultado de esta elección ha sido catalogado como “positivo para nuestro país, puesto que por primera vez un español preside una Comisión de la OMM”, dice el Ministerio español. También es “es la primera vez en sus casi 90 años de historia que una comisión de la OMM estará presidida por una mujer”.

La doctora Brunet es profesora de Climatología en el departamento de Geografía de la Universidad Rovira i Virgili (URV), directora del Centro de Cambio Climático de la URV y profesora visitante de la Climatic Research Unit de la Universidad de East Anglia (Norwich, Reino Unido).

Experta en análisis del clima

Reconocida experta internacional en los campos de la reconstrucción instrumental y análisis de clima, tiene una larga trayectoria de colaboración con la OMM, pues ha venido participando desde 2001 en las actividades de la CIC.

En 2005 fue designada copresidenta del grupo dedicado a la vigilancia y el análisis del clima, posición que ha ocupado hasta el momento actual.

Manola Brunet, junto al Ebro en Tortosa Manola Brunet, junto al Ebro en Tortosa (.)

Comisión Internacional de Climatología

La CIC dirige las actividades para el conocimiento del clima dentro de la La OMM, una agencia especializada de Naciones Unidas con competencia en tiempo, clima y agua, que se organiza científicamente en ocho comisiones técnicas con diferentes competencias

Esta Comisión coordina la red de centros climáticos regionales de la OMM, que suministra predicciones estacionales.

Además, es responsable de las declaraciones de la OMM sobre el estado del clima mundial, y emite regularmente informes de seguimiento del estado de anomalías de la circulación atmosférica y oceánica como El Niño/La Niña y Oscilación del Sur. El fenómeno de El Niño es un calentamiento cíclico del Pacífico ecuatorial con efectos que se dejan sentir en buena parte del planeta.

Además, la CIC supervisa el archivo de registros climáticos extremos y promueve el intercambio de datos y su preservación, lo que favorece la recuperación de datos históricos mundiales de calidad.

Junto al climatólogo Phil Jones, de la Unidad de Investigación del Clima de la Universidad británica de East Anglia Junto al climatólogo Phil Jones, de la Unidad de Investigación del Clima de la Universidad británica de East Anglia (Vicenç Llurba)

Durante los próximos años, el papel de la CIC y su nueva presidenta será “esencial para entender, detectar y predecir la variabilidad climática global, por lo que en el futuro será clave para la toma motivada de decisiones”, señala Aemet.

La temperaturas en España ha subido 2ºC desde 1850

La doctora Brunet ha centrado algunos de sus estudios en las temperaturas medias diarias anuales en la España peninsular. Sus investigaciones han permitido concluir que las temperaturas son en España ahora 2ºC más altas de lo que lo eran a mitad del siglo XIX.

El análisis de las temperaturas entre 1850 y 2016 presenta “una clara y significativa tendencia al incremento en todos los parámetros térmicos y escalas de tiempo”, explicó en una entrevista a La Vanguardia el pasado mes de julio.

Si se compara este incremento total de temperaturas del aire con el cambio observado a escala mundial, que es de aproximadamente 0,9ºC en 167 años, “podemos afirmar que el aumento en la España peninsular es más del doble del detectado a escala global”, señalaba Brunet.

Por eso, “España se sitúa entre las regiones del planeta, que, como el Ártico, presentan más altas tasas de calentamiento”.

Esta situación climática (apreciable en las series temporales de la temperatura del aire) se ha acelerado desde inicios de la década de los 70 del pasado siglo, de manera que la tasa global de calentamiento en la España peninsular es ahora de 0,4ºC por década, con lo que también duplica la tasa estimada a escala global.

(Vicenç Llurba)

Aumento los últimos 44 años

Sus trabajos han permitido concluir que si tenemos en cuenta solo los últimos 44 años, los termómetros marcan en promedio 1,8 ºC más que a inicios de 1970.

E incremento térmico acumulado los últimos 40 años ha sido mayor en la primavera y en el verano (con subidas medias de 2,6 ºC y 2,3 ºC en este período), mientras que el otoño y el invierno los aumentos son más moderados (1,54 ºC y 0,62 ºC, sin que este último registro sea significativo estadísticamente).

“Hablamos de tendencias estimadas sobre valores promediados a la escala anual y estacional de la temperatura media diaria…”, subrayaba Brunet queriendo resaltar así el mayor impacto del cambio de las temperaturas de los valores más extremos.

Los episodios cálidos, cada vez, lo son más; mientras que los episodios fríos no lo son tanto. “A esto le añadimos que las temperaturas máximas diarias diurnas se calientan más rápidamente que las mínimas nocturnas, tanto a escala anual (2 ºC y 1,7 ºC respectivamente) como en primavera (2,9 º y 2,2 ºC) y verano (2,7 ºC y 2 ºC). Por eso, tenemos las condiciones de fondo para que se sucedan olas de calor más intensas y severas en la mitad cálida del año”, explicaba a este diario.

Deja un comentario