Un año después del temporal que colapsó la A3 entre Madrid y Valencia, la situación de caos se ha vuelto a repetir en las carreteras españolas. Los problemas en la autopista y las quejas por falta de previsión son, un año más, los mismos: miles de personas se han visto obligadas a la noche en sus vehículos tras quedarse atrapados en la autopista AP-6 y  miembros de la UME han tenido que intervenir en el rescate.

En enero de 2017, el Gobierno achacó esos problemas a un cúmulo de “hechos extraordinarios” y calificó ese temporal de “histórico”. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, se comprometió a analizar los protocolos de actuación del Ejecutivo para mejorarlos de cara al futuro, pero la repetición de la situación doce meses después prueba que no ha sido así. Los afectados por el atasco en la AP-6 insisten en la misma desinformación sobre la situación en las carreteras y piden responsabilidades a las autoridades. Hay familias que han pasado más de doce horas detenidas con niños y sin información.

La delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro, ha pedido este domingo “disculpas” y “comprensión” a los afectados por el temporal y las graves complicaciones en el tráfico. Ante las críticas a las autoridades por la falta de previsión, ha señalado que, pese a que “siempre se puede hacer un poquito más”, la actuación de la Administración ha sido correcta: “Se ha estado absolutamente pendiente de cómo se encontraba la situación”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.