El municipio granadino de Lecrín ha decidido recuperar el “esplendor” de sus fiestas tradicionales ignorando la evolución de la sociedad. El actual alcalde socialista, Salvador Ramírez, comunicó en rueda de prensa que con motivos de los festejos del 30 de diciembre de Todos los Santos, este año se va a volver a instaurar la tradicional puja de mujeres. Aunque pudiese parecer una inocentada, no lo es.

Como si de un mercado se tratase, los hombres del pueblo harán sus ofertas para poder disfrutar de un baile con alguna de sus vecinas. El mismo alcalde ponía el ejemplo con su propia mujer hace unos días: “Alguien puede decir que quiere pagar diez euros para que la señora del alcalde baile con otra persona. Entonces el alcalde [él mismo], que está un poco mosqueado, dice que cómo va a bailar su mujer con esa persona. 15 euros”, asegura subiendo así la apuesta. El primer edil explica que el dinero recaudado se utilizará para el mantenimiento de la iglesia del pueblo “como se ha hecho toda la vida”.

IU: “Es vergonzoso que en el siglo XXI se financien fiestas de estas características”

Tanto Izquierda Unida, como Podemos y el Partido Popular han criticado la iniciativa. Desde IU apuntan que no se puede saber de antemano lo gastado en este programa de fiestas ya que el presupuesto anual del patronato de turismo se aprueba sólo un día de antes de que tenga lugar la ‘puja’. Por su parte fuentes de la Diputación provincial de Granada aseguran que no se ha gastado “ni un euro” en los festejos de Lecrín.

La representante de la coalición de izquierdas en la Diputación granadina asevera que “es vergonzoso que en pleno siglo XXI se financien unas fiestas de estas características”, mientras que el delegado provincial de Turismo, Enrique Medina, felicitó esta semana al Ayuntamiento de Lecrín por la labor que está haciendo para la recuperación de las fiestas y tradiciones del municipio y que habían perdido su “esplendor”.

En declaraciones a este periódico, el alcalde de Lecrín asegura que “no se va a subastar a ninguna mujer”. Según el regidor, todo ocurre de manera anónima entre el pujante y el alguacil, e igual que se puede ofrecer dinero por un baile se puede hacer por un paseo o por que un vecino se afeite la barba. “Las mujeres también pueden pujar por un hombre”, aclara el alcalde.

El PSOE de Granada ha exigido la suspensión de la ‘puja’ prevista dentro del programas de actividades de las fiestas de los Santos Inocentes de Lecrín y se ha desmarcado de esta celebración “al no compartir ningún tipo de declaraciones o festejos en los que se haga apología del machismo”, ha aclarado el partido a través de un comunicado.

Esta polémica manera de celebrar las fiestas se remonta a casi un siglo de antigüedad. En la época, el alcalde, un pregonero, dos alguaciles y un recaudador se paseaban por las calles de Lecrín en busca de la mayor puja entre los hombres. Una vez aceptada la cantidad de dinero, los chavales perseguían a las mozas para obligarlas a bailar con ellos. El dinero recaudado se destinaba al mantenimiento de la iglesia del pueblo, algo que todavía se mantiene.

Deja un comentario