Como en los buenos tiempos del oasis catalán, Barcelona acogió ayer una jornada de vibrante debate sobre el modelo territorial, en el Cercle d’Economia. Durante una mañana, nueve catedráticos de Derecho Constitucional y Administrativo –cuatro catalanes, dos madrileños, dos andaluces y un vasco– expusieron y defendieron en un coloquio posterior con un auditorio de empresarios, abogados y políticos, entre ellos Josep Antoni Duran Lleida, Santi Vila, Carles Campuzano y Laia Bonet, sus ideas para una reforma de la Constitución en clave federal que dé cabida a la singularidad de Catalunya. “No me digan que es imposible hacer la reforma de la Constitución tal y como está de fragmentado el panorama político, eso ya lo sé, pero no es excusa para que no hagamos el debate”, avisó Santiago Muñoz Machado (Universidad Complutense de Madrid).

Desde el plano teórico en el que trabaja el mundo académico y a resguardo de la realidad política y judicial del proceso soberanista, los ponentes desgranaron sus ideas para el encaje catalán con la única intención –aclararon– de suplir el silencio exasperante y la inacción de la clase política ante la mayor crisis del Estado. “Si los profesores, de tendencias distintas, hemos podido ponernos de acuerdo, ¿por qué los políticos no?”, planteó Javier García Roca (UCM).

Según su diagnóstico, la reforma constitucional es la solución a la crisis territorial. Eliseo Aja (Universitat de Barcelona) quiso romper en su intervención el tabú del espíritu constitucional de 1978, que puede frenar los cambios. “Se puede hacer la reforma sin consenso –advirtió–, aunque no es recomendable. Pero no hay que esperar a que todo el mundo esté de acuerdo, el consenso se hace andando”.

Entre las propuestas que se escucharon ayer, y que se recogen en un documento que ya fue presentado en noviembre en un acto celebrado en Madrid, no falta la reforma del Senado para convertirlo en una cámara territorial real, en la línea del Bundesrat alemán. También se plantea un nuevo sistema de reparto de competencias, de manera que la Constitución determine sólo las que son exclusivas del Estado. Y se propone transformar los estatutos de autonomía en constituciones territoriales, que deberían aprobar solo los parlamentos regionales.

Algunos profesores, entre ellos Joaquín Tornos (UB), defienden la incorporación de una disposición adicional que recoja singularidades catalanas, como las identitarias (lengua, enseñanza y cultura), competenciales y de organización territorial, pero no la financiación. Enric Fossas (Universitat Autònoma de Barcelona) planteó recuperar los contenidos del Estatut que recortó el Tribunal Constitucional, una idea que también defendió José Antonio Montilla (Granada).

La reforma constitucional permitiría además integrar todo lo relativo a la pertenencia a la Unión Europea, subrayó entre otros Ana Carmona (Sevilla). Y resolver la fase de integración que, como destacó Francesc de Carreras (UAB), debe producirse en paralelo a la descentralización, en todo sistema federal, para que fluya la comunicación y colaboración entre las autonomías y con el Estado. Alberto López Basaguren (País Vasco) dijo que “no se trata de dar satisfacción a los independentistas como dicen algunos, pero sí de dar respuesta a los problemas de los catalanes”.

Entre los asistentes, el exdirigente andalucista Alejandro Rojas Marcos defendió en el coloquio la reforma constitucional para resolver “el problema catalán, que no es de diálogo o de consenso, sino un problema de poder”. Duran Lleida puntualizó que “la reforma es necesaria pero no suficiente para dar respuesta a las demandas de Catalunya”. Santi Vila apostó por redefinir el papel de Barcelona para despejar el conflicto territorial.

“Estamos aquí por el problema catalán”, recordó el notario Juan- José López Burniol, devolviendo el debate al terreno real. “Hay que afrontarlo con urgencia, Catalunya a lo mejor no tiene fuerza para lograr la independencia pero le basta para desestabilizar a España”, advirtió. Por un momento, el oasis se cubrió con la nube de cenizas y flujo piroclástico que expele sin descanso el volcán catalán.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.