Al menos una persona ha muerto este martes y otras 18 han resultado heridas, cinco de ellas graves, en una explosión en la terminal de gas Baumgarten del consorcio petrolero austríaco OMV en la localidad de Weiden an der March, en el este de Austria. “Al principio partimos de 60 personas afectadas porque sabíamos que había 60 personas en el área de la instalación”, ha explicado Franz Resperger, portavoz del comando de los Bomberos, a la televisión pública ORF, sobre la primera cifra ofrecida.

Las autoridades pensaron en un primer momento que todas ellas habrían resultado heridas debido a la fuerza de la explosión y de la consecuente onda expansiva, así como al “enorme” calor que se desarrolló de inmediato, “de varios centenares de grados”, precisó el portavoz. La detonación, que se produjo hacia las 08.45 hora local (07.45 GMT) en una tubería de gas “sobre la tierra y al aire libre”, causó llamaradas de varios metros de altura e incendios en seis edificios cercanos. Además, el calor derritió “varios automóviles que estaban en el aparcamiento” del lugar, indicó Rasperger.

Según la televisión oe24, “las grandes columnas de humo negro podían verse desde Viena”, es decir, a unos 26 kilómetros de distancia. La policía acordonó el área del accidente, al que acudieron 14 equipos de bomberos (150 agentes), dos helicópteros médicos de emergencia y más de diez ambulancias. Los heridos graves fueron transportados en helicóptero al Hospital Universitario de Viena (AKH). Aunque se desconoce aún la causa del siniestro, la policía supone que se trató de un problema técnico.

La terminal de gas Baumgarten, gestionada por la empresa Gas Connect Austria -filial de OMV, el mayor consorcio gasístico y petrolero de Europa central y del este- es un punto importante de redistribución del gas proveniente de Rusia. Según el diario vienés Die Presse, por esta estación pasó cerca de una cuarta parte de los 180.000 millones de metros cúbicos de gas que el consorcio ruso Gazprom suministró a Europa el año pasado.

Gas Connect Austria informó de que en la instalación se activaron automáticamente las medidas de seguridad previstas, que incluyen una bajada drástica de la presión del gas en las tuberías. La empresa informó de que hasta nuevo aviso ha quedado afectado el tránsito del gas hacia el sur y el sureste, por lo que ha “comunicado de inmediato” la situación a los operadores de los países vecinos “para que puedan tomar medidas” lo antes posible. En cambio, el abastecimiento de Austria está garantizado gracias a otras infraestructuras, incluidos grandes almacenamientos de gas.

Deja un comentario