Una inmensa réplica del misil balístico intercontinental Hwasong-15 se convirtió en la obra más popular del festival de esculturas de hielo que se inauguró en Pionyang en la víspera del Año Nuevo y sigue abierto durante estos días festivos.

Como se puede apreciar en las imágenes difundidas desde la plaza de Kim Il-sung de la capital norcoreana, muchos visitantes de la exposición se tomaron fotos junto a la copia de hielo del misil, que simboliza para el régimen de Kim Jong-un uno de sus éxitos más importantes.

“Los misiles de hielo que se elevan al espacio y muestran la fe revolucionaria de la heroica clase obrera de Kim Il-sung y Kim Jong-il”, describe con épica el evento el rotativo oficial norcoreano Rodong Sinmun.

Además del misil, en la plaza se exhiben decenas de esculturas de hielo que representan diversos objetos producidos en el país, entre ellos, tanques, barcos de pesca o productos cosméticos.

La exhibición tiene como objetivo mostrar al público los logros alcanzados por la Comisión Estatal de Planificación, el Ministerio de Tierra y Transporte Marítimo, el Ministerio de Ferrocarriles, el Estudio de Arte del Ejército Popular de Corea y otras instituciones nacionales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.