La decepción por la derrota es difícil de contener para cualquiera, pero quizá lo sea aún más para un joven de 19 años que acaba de perder el partido más importante de su vida. Es el caso del capitán de la selección sueca de hockey sobre hielo, Lias Anderson, quien arrojó a la tribuna la medalla de plata que acababa de recibir en la ceremonia de premiación del Campeonato del Mundo Juvenil de Hockey sobre Hielo 2018.

En la final del torneo, disputada este viernes en la ciudad estadounidense de Búfalo (estado de Nueva York), Canadá venció a Suecia por un marcador de 3-1. Anderson no pudo contener sus emociones, e inmediatamente después de recibir la medalla de subcampeón, se la quitó y la lanzó por encima del cristal protector.

El galardón fue a parar a manos de un aficionado canadiense, y según los medios locales, se la devolvió a su dueño original, el capitán del combinado sueco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.