Un inspector de Policía denuncia seguimientos de los Mossos en un coche de la Generalitat

[ad_1]

Un inspector de Policía ha revelado que el 1-O detectó en los alrededores de un colegio a dos mossos de paisano con armas y pinganillos que, tras finalizar su intervención, salieron rápidamente a perseguir a los antidisturbios en un coche a nombre del departamento de Presidencia de la Generalitat. Otros tres agentes que han declarado como testigos en el juicio del «procés» no han especificado si eran o no mossos, aunque uno de ellos ha dicho que por su experiencia «eran policías».

Este episodio ocurrió a las 13.30 horas en la escuela Pau Romeva de Barcelona, cuando el jefe del operativo fue informado de que había un coche de mossos junto a otro no logotipado que al mando policial no le gustó nada, por lo que desplegó un equipo de contravigilancia.

Poco después, el jefe del equipo recibió una llamada de un compañero que le avisó de que los ciudadanos habían hecho un cerco de defensa tras ser advertidos de la llegada de la Policía y, por tanto, recomendaba abortar por el momento la intervención en este centro, donde había dos coches de mossos que bloqueaban el acceso.

Los agentes esperaron y cuando a las 14.00 horas iniciaron una segunda aproximación, tras pedirles a los policías autonómicos que retiraran los vehículos, ocurrió “un episodio gravísimo” que, según el jefe policial, “hizo acreditar las sospechas que tenía respecto a mossos”.

Sucedió cuando los agentes de contravigilancia detectaron en la parte de atrás de la escuela a dos personas de paisano que estaban camufladas. “Vimos que eran mossos d’esquadra”, ha dicho uno, mientras que otro ha señalado que, “por su experiencia, eran policías”. Los dos restantes no se han pronunciado sobre su supuesta condición de policías autonómicos.

Llevaban unos micros de transmisión auricular y medios de transmisión ocultos; uno calzaba botas tácticas y el otro llevaba una defensa extensible en el bolsillo derecho. A los dos se le notaban las armas cortas que llevaban debajo de la chaqueta.

Los agentes estaban en “actitud vigilante hacia la actuación del colegio” y por los gestos que hacían, cogiéndose constantemente del cuello de la sudadera, “no paraban de comunicar mientras se producía la intervención” de Policía Nacional.

Cuando los antidisturbios finalizaron, han continuado los testigos, estas dos personas salieron a la carrera hacia un vehículo Seat Ibiza de color gris oscuro y comenzaron a perseguir a las unidades de intervención de la Policía, como “haciendo seguimientos”. Los agentes anotaron la matrícula.

El coche, han dicho, “estaba a nombre del departamento de la Generalitat, de Presidencia”, lo que, en opinión del jefe, despejó todas las “sospechas” de la vigilancia que les hacían los mossos.

[ad_2]

Source link

Deja un comentario