Taylor Swift no gana para disgustos. Continuamente está experimentado situaciones de miedo cuando a alguno de sus seguidores se les va la admiración de las manos y terminan convirtiéndose en acosadores. El último caso es aún más aterrador que los anteriores. Y es que un hombre que iba armado fue detenido tras presentarse en casa de la celebrity e intentar entrar en el recinto. No es la primera vez que nos encontramos ante un episodio como este.

Hace unos meses descubríamos que la policía norteamericana había detenido a un hombre que había perseguido a Katy Perry por todo el país hasta colarse en su hotel.

Y ahora ha sido Taylor Swift la que ha pasado por algo similar. Según informa el portal The Blast, la policía detuvo a un hombre que intentaba entrar en la casa de Los Ángeles de Taylor Swift el fin de semana pasado. Tal y como informa el departamento de policía de Beverly Hills, el hombre iba armado cuando fue interceptado.

También llevaba encima una serie de objetos bastante siniestros y sospechosos: munición, guantes de goma, mascarillas similares a las de los pintores, un pasamontañas, cuerda negra y diversos medicamentos. En el momento de su detención, llevaba puestos unos guantes negros y sujetaba en las manos una navaja. Tras registrarle, los agentes creyeron necesario interponer una orden de alejamiento hacia la cantante.

Tras llevar a cabo las pertinentes investigaciones, la policía ha podido descubrir que el sujeto se encontraba en tratamiento médico y psicológico. Además, había estado siguiendo a la cantante por varios estados del país. Acto seguido fue a las dependencias policiales donde pasó la noche con una fianza de 150 mil dólares y salió la mañana siguiente.

Por suerte, Taylor Swift no estaba en su casa de Los Ángeles cuando todo esto sucedió y no tuvo que enfrentarse cara a cara a su acosador.

Deja un comentario