El abogado y activista LGTB+ ha muerto este sábado en Nueva York después de prenderse fuego en una protesta en contra de la destrucción medioambiental. Buckel, conocido por llevar la defensa de Brandon Teena, un hombre transgénero que fue asesinado en 1993 y cuya historia fue recogida en la película Boys don’t cry, fue encontrado sin vida en el parque Brooklyn’s Prospect por un grupo de personas que pasaban por el lugar.

El periódico The New York Times ha publicado la carta de suicidio de Buckel, que la policía neoyorkina halló en un carrito de la compra que había cerca del cuerpo, según ha explicado el diario T he Daily News.

Mi muerte prematura es un reflejo de lo que nos estamos haciendo

En ella, el abogado advertía que muchos humanos en el planeta respiran aire contaminado por los combustibles fósiles y “muchos mueren prematuramente como consecuencia”, aseguraba. Por ello, concluía Buckel, su muerte prematura por los fósiles “es un reflejo de lo que nos estamos haciendo”.

En la carta recogida por el diario neoyorkino, el activista de 60 años, defendía que su muerte era “honorable” y que debía “servir a otros”. Asimismo, Buckel confirmaba que “se había suicidado prendiéndose fuego como una protesta”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.