El virus informático Olympic Destroyer puso en jaque la celebración inaugural de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeonchang 2018 el pasado 9 de febrero, según los organizadores de la cita.

No obstante, las acciones de los ‘hackers’ no comprometieron ningún aspecto crítico de las actividades de los servicios de televisión e Internet, explicaron desde el Comité Olímpico Internacional (COI).

Un portavoz de esa organización, Mark Adams, no especificó la procedencia del ataque, aunque aseguró que trabajan para asegurarse de que los sistemas estén seguros, informa Reuters.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.