El autor del ataque antisemita perpetrado el pasado martes en pleno centro de Berlín contra un joven israelí que llevaba una kipa se entregó este mediodía a la policía acompañado de su abogada, según informó el diario Bild. El suceso ha generado indignación en Alemania, condenas desde las más altas esferas políticas y una ola de solidaridad con la víctima.

Se trata, según esta publicación, de Knaan S., un refugiado sirio de 19 años registrado en un albergue en el estado federado de Brandeburgo y que últimamente vivía en Berlín.

El joven, que ya había sido identificado por la policía y que está siendo investigado por los delitos de lesiones graves y ofensa, se anticipó así a su detención y será puesto hoy a disposición de un juez.

Adam, la víctima, que grabó la agresión con su teléfono móvil y la colgó en internet, explicó después en una entrevista a la cadena Deutsche Welle que en realidad no es judío, sino que proviene de una familia atea de israelíes árabes de Haifa, y ahora estudia en Alemania.

Angela Merkel prometió actuar “con toda la dureza y determinación”

Decidió ponerse la kipa, agregó, para demostrar a sus amigos en Israel que estaban equivocados al afirmar que era peligroso mostrarse con ella en las calles de Alemania. “Fue una experiencia llevar la kipa”, dijo Adam, de 21 años, y agregó que lo más grave fue que en el momento de la agresión, que se produjo en el barrio de Prenzlauer Berg, había mucha gente y nadie acudió en su ayuda. Pero en el vídeo sí se ve como un transeúnte aparta al agresor del joven atacado, después de golpearle repetidamente con un cinturón y llamarle “yahudi” (judío en árabe).

La canciller alemana, Angela Merkel, prometió ayer actuar “con toda la dureza y determinación” para “ganar la lucha contra este tipo de ataques antisemitas”.

“Es intolerable que un joven sea atacado en nuestras calles sólo porque lleva una kipa”, subrayó por su parte en su cuenta de Twitter el ministro de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, mientras que la titular de Justicia, Katarina Barley, condenó el ataque, que calificó de “vergüenza” para Alemania.

El alcalde gobernador de Berlín, Michael Müller, también condenó el ataque, al igual que distintas figuras de diversos partidos políticos.

Es intolerable que un joven sea atacado en nuestras calles sólo porque lleva una kipa”

Deja un comentario