Un juzgado de Granada, en funciones de guardia, ha dejado en libertad provisional al hombre de 70 años que fue detenido este jueves en Granada por ocasionar lesiones con arma blanca a un familiar quien había sido condenado por asesinar en 1985 a la hija del septuagenario arrestado, que tenía cuatro años.

La Policía Nacional puso ayer por la tarde a disposición judicial a este anciano, detenido el pasado jueves por agentes de la Policía Local y para quien el Juzgado de Instrucción 9 de Granada, en funciones de guardia, ha decretado prisión provisional.

El septuagenario fue detenido en el transcurso de un reyerta y después de causar lesiones a un hombre de 54 años, al que hirió con arma blanca y provocó cortes profundos en ambas manos y en el tabique nasal. Fuentes policiales han explicado que la víctima, primo carnal de la mujer del arrestado, fue detenido y condenado en 1985 como autor del asesinato de la hija del septuagenario.

23 años en prisión

Según ha adelantado hoy el periódico Ideal, la víctima fue condenado por la Audiencia de Granada a una pena de cuarenta años de cárcel por asesinar hace más de 33 años a la hija del ahora detenido, una menor de cuatro años a la que intentó violar y a la que tiró a un pozo. El asesino pasó en prisión, al menos, 23 años de su vida

Se trató de una causa muy mediática por la corta edad de la víctima, una niña de tan solo cuatro años a la que se buscó durante días y que la Guardia Civil encontró en el fondo de un pozo a la que habría sido arrojada con vida por su asesino, que confesó después un episodio que incluyó un intento de violación.

Según el rotativo local, tras varios días de investigación, agentes del servicio de Información del instituto armado detuvieron al asesino que acabó confesando culpable del crimen. La Audiencia Provincial de Granada lo condenó en aquel entonces a una pena de prisión de 40 años por asesinato, por otro delito de tentativa de violación y uno más de abusos deshonestos. El tribunal también lo obligó a indemnizar a la familia con dos millones de las antiguas pesetas, equivalente hoy a 12.000 euros, aunque al declararse insolvente evitó efectuar este desembolso económico, según el diario granadino.

Otros encontronazos

La víctima de ese delito de lesiones confesó en su declaración que el hombre de 70 años ya había tenido otros encontronazos con él años atrás, informa El Ideal. En una ocasión lo intentó supuestamente atropellar, generándole lesiones leves como hematomas en distintas partes del cuerpo. Posteriormente, otro día en un bar presuntamente le propinó un golpe en la cabeza. Aunque curiosamente nunca presentó denuncia por estos hechos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.