“Ayer, una escuela repleta de niños inocentes y atentos maestros vivió una escena de violencia, odio y maldad terribles”. Con estas palabras, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha valorado la masacre que se produjo este 14 de febrero en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas de Parkland (Florida), un suceso que dejó al menos 17 muertos y decenas de heridos.

“Ningún niño ni maestro debería correr peligro en una escuela estadounidense”, ha recalcado el mandatario de EE.UU. cuando informaba que planea visitar el lugar para reunirse con las familias de los afectados y funcionarios locales, así como para seguir coordinando la respuesta federal.

Deja un comentario