Un día después del bombardeo estadounidense sobre Siria, apoyado por Francia y Reino Unido, el presidente del país, Donald Trump, ha vuelto a centrar su ira de nuevo en el tema que había dejado aparcado en su cuenta de Twitter. Trump ha reprendido hoy sus críticas contra el exdirector del FBI, James Comey, al que tilda como “el peor director del FBI por mucho”.

Tras el adelanto de algunos extractos del libro de memorias escrito por Comey, titulado “A higher royalty: Truth, Lies and Leadership” en un guiño evidente a la “lealtad” que el exdirector del FBI asegura que Trump le exigió antes de despedirle hace casi un año después de que él eludiera responderle, el presidente de EE.UU. calificó al exdirector de “probado soplón y mentiroso”, y señaló que debería ser “procesado” por la justicia. El día anterior, Comey comparó al mandatario con un jefe de la “mafia”.

El cruce de ataques fue puesto en pausa por el ataque a Siria, pero este domingo, de madrugada, Trump reprendió sus críticas a Comey, al que define aomo “una bola de barro” al que “apenas conocía”.

Esta nueva ronda de insultos llega después de que Comey , en una entrevista en la cadena ABC este sábado, dijera que su creencia de que Hillary Clinton ganaría las elecciones presidenciales de 2016 fue un factor clave para decidir filtrar la investigación sobre el uso de un servidor de correo electrónico privado como secretaria de estado. “Increíblemente, James Comey afirma que las encuestas, donde Hillary era líder, fueron un factor en el manejo (estúpido) de las pruebas el mail de Clinton. En otras palabras, él tomaba decisiones basadas en el hecho de que él pensaba que iba a ganar, y que quería un trabajo”, critica Trump en un airado tuit.

Más tarde, Trump afirmó que Comey “arroja a la ex Fiscal General Loretta Lynch ‘bajo el autobús’” en su nuevo libro. El presidente sugirió que la conversación de Lynch en 2016 en “el asfalto del aeropuerto de Phoenix con el ex presidente Bill Clinton” giró en torno a un “puesto prometido en la Corte Suprema o en la fiscalía general a cambio de rechazar cualquier cargo potencial contra Hillary Clinton” por el uso de un servidor privado, a pesar de que la propia Lynch y el ex presidente han negado dicha conversación.

“Nunca le pedí lealtad personal a Comey. A penas conozco a este tío. Solo es otra de sus muchas mentiras. Sus informes son mentiras que solo le sirven a él”, critica Trump.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.