El presidente de EE.UU., Donald Trump, dijo este martes que planea que los militares estadounidenses se encarguen de vigilar y mantener segura la frontera con México hasta que se construya un muro en ese límite, y aseguró que la “caravana” de migrantes centroamericanos que se dirigía a su país se ha disuelto.

“Hasta que podamos tener un muro y seguridad adecuada, vamos a estar vigilando nuestra frontera con nuestras Fuerzas Armadas. Ése es un gran paso”, dijo Trump a los periodistas durante un almuerzo con los líderes de los Estados bálticos en la Casa Blanca.

La frontera mexicana está muy mal protegida por nuestras leyes”

Trump no dio más detalles sobre ese plan, y no está claro qué cuerpo de las Fuerzas Armadas se encargaría de proteger la frontera sur, que actualmente está vigilada por agentes migratorios entrenados específicamente para ello.

En una conferencia de prensa poco más tarde, Trump insistió en que se está “preparando para que los militares se encarguen de asegurar la frontera entre México y Estados Unidos”.

“Es algo que tenemos que hacer”, afirmó Trump, quien aseguró que se reuniría a continuación con el secretario de Defensa de EE.UU., James Mattis, para hablar de esa militarización de la frontera.

“La frontera mexicana está muy mal protegida por nuestras leyes”, insistió Trump en su conferencia de prensa junto a los presidentes de Letonia, Raimonds Vejonis; Estonia, Kersti Kaljulaid; y Lituania, Dalia Grybauskaite. “Vamos a poder hacer algo sobre eso muy pronto, esperemos que el Congreso” actúe para cambiar las leyes, agregó.

Tanto los expresidentes, George W. Bush (2001-2009), como Barack Obama (2009-2017), recurrieron a soldados de la Guardia Nacional, un cuerpo de reserva de las Fuerzas Armadas, para vigilar la frontera en distintas operaciones puntuales, pero esa medida recibió entonces críticas por su elevado coste.

Trump quiere, por otra parte, que el Pentágono ayude a financiar la construcción del muro fronterizo con México, y la semana pasada habló con Mattis sobre ese tema, según el Departamento de Defensa.

El presidente parece descontento con los fondos que logró para su proyecto estrella en el presupuesto federal, que incluye únicamente 1.600 millones de dólares para la construcción de una barrera fronteriza, pero con condiciones muy restrictivas y lejos de sumar los 25.000 millones que había pedido al Congreso.

Para beneficiarse de los extensos fondos del Pentágono, sin embargo, sería necesario “reprogramar” la financiación concedida al Departamento de Defensa para el año fiscal de 2018, y eso requiere una acción del Congreso, donde es difícil que Trump obtenga los 60 votos que hacen falta para ello.

Trump también aseguró que México “ha disuelto” la caravana con cientos de inmigrantes centroamericanos que se dirigía esta semana a EEUU, y se jactó de que las autoridades mexicanas han actuado debido a sus amenazas de cancelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). “Lo han hecho porque, francamente, les dije que realmente tenían que hacerlo”, subrayó Trump.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.