EL POLITIKO

SIN CENSURA

Trump contra Kim: Los riesgos para EE.UU. de un posible enfrentamiento bélico

EE.UU. solo puede eliminar la amenaza de un ataque nuclear por parte de Corea del Norte a costa de perder su alianza con Corea del Sur, y la forma más probable de que esto ocurriera sería provocando una guerra en Asia-Pacífico. Así lo estimó el historiador Andréi Lankov, cuyo artículo análisis sobre el tema ha sido premiado por el Centro Carnegie de Moscú como el mejor artículo publicado el pasado 2017 en su web.

Los predecesores de Donald Trump en el cargo consideraban inaceptable pagar este precio, pero ¿será igualmente inaceptable para el actual presidente estadounidense?, se preguntó el investigador. En lugar de proponer una respuesta, al menos hipotética, recuerda el escepticismo del actual inquilino de la Casa Blanca respecto al sistema de alianzas políticas existente en Washington.

Los surcoreanos se verían desprotegidos

Desde el punto de vista surcoreano, sostuvo Lankov, un eventual ataque de Washington a las instalaciones nucleares o fábricas de misiles de Pionyang sería “una prueba de que su alianza con EE.UU. no garantiza la seguridad para su país, sino que, al contrario, es una amenaza potencial para su seguridad”. Les convencería de ello un ataque de la artillería norcoreana contra Seúl, que sería inmediato en caso de estallar una guerra en la península.

Según el autor, el surcoreano común percibiría la situación “como si los estadounidenses resolvieran las cuestiones de seguridad de su país sacrificando deliberadamente la seguridad de sus socios surcoreanos, hasta utilizándolos como escudos humanos”. “Esta vuelta de tuerca asestaría a la alianza estadounidense-surcoreana un golpe gravísimo, del que probablemente nunca se recuperaría”.

Lankov evitó hacer una estimación sobre el número de posibles víctimas mortales que se producirían en Corea del Sur en un escenario de este tipo, pero recordó que Seúl y su aglomeración tienen una población cerca de 25 millones de personas. Mientras tanto, desde el lado norte de la frontera les apunta la considerada como “la agrupación más potente del mundo” de artillería pesada. “En teoría, los cañones norcoreanos son capaces de causar en la capital de Corea del Sur un daño comparable con el uso de una carga nuclear táctica“, alertó el historiador.

Su alianza con EE.UU. no les garantiza la seguridad para su país, sino al contrario, es una amenaza potencial para su seguridad

El guion real y el fantástico

En comparación con el difunto Kim Jong-il, su hijo, el actual líder norcoreano, Kim Jong-un, “forja planes más ambiciosos“, señaló el experto. “Apuesta por crear medios de disuasión de pleno valor”. De la tríada nuclear clásica, no se podrá permitir tener una aviación de bombarderos, pero está teniendo éxito en el desarrollo de los otros dos componentes (misiles en tierra y transportados por submarinos).

El artículo califica de impresionantes los avances alcanzados por Pionyang en el desarrollo de misiles balísticos para su flota sumergible. Es probable que Corea del Norte pueda proceder al despliegue de armas nucleares en sus submarinos en los próximos años, apuntó el autor.

En ese momento, el país se convertiría en la tercera potencia del mundo, después de Rusia y China, con “capacidad para borrar de la faz de la tierra ciudades como San Francisco, Washington y Nueva York“.

A pesar de todo lo anterior, un compromiso entre Kim y Trump “es rotundamente imposible”, estimó Lankov. El guion bélico, al contrario, no es nada fantástico, pero implicaría nuevos desafíos para Washington, ya que pondría en tela de juicio “todo el sistema de alianzas internacionales de EE.UU.” a partir del previsible destino fatal que sufriría su aliado surcoreano.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.