Victorias de Cavaliers, Jazz y Rockets en una madrugada muy intensa en la NBA. La jornada se iniciaba en Cleveland con una nueva exhibición de LeBron James frente a los Pacers, seguía en Oklahoma con una derrota del equipo local ante los Jazz y terminaba con una victoria sólida de unos mejorados Rockets ante los Timberwolves.

El Quicken Loans Arena fue el escenario del primer partido de la madrugada entre unos Cleveland Cavaliers obligados a ganar para empatar la serie y unos Indiana Pacers dispuestos a llevarse las dos victorias como visitantes, aunque fueron los locales los que lograron su objetivo dejando la victoria en casa por 100 a 97.

LeBron no estaba dispuesto a perder de nuevo ante los Pacers y lo demostró con un inicio de partido arrollador. La estrella de los Cavaliers anotó los primeros 16 puntos de su equipo, terminando el primer cuarto con 20 y con los de Tyronn Lue mandando en el marcador por 33 a 18.

Pero la franquicia de Indiana reaccionó en el segundo período. De la mano de unos inspirados Cory Joseph y Victor Oladipo en la parcela ofensiva, consiguieron recuperar el orden en defensa, con ayudas muy rápidas y con mucha intensidad, hasta el punto de ponerse solo cuatro puntos por debajo en el marcador.

Los Cavaliers se recompusieron tras unos buenos minutos de Kevin Love, que se lesionó en un dedo y no pudo terminar el encuentro, y llegaron al descanso con doce puntos de ventaja con 29 tantos de LeBron.

En el tercer cuarto los Pacers lograron acercarse en el marcador, pero cada buena acción de los hombres de Nate McMillan recibía respuesta de los locales. Los últimos doce minutos siguieron la misma dinámica, pero cuando todo parecía sentenciado Darren Collison puso a su equipo a solo tres puntos y Oladipo tuvo la oportunidad de empatar el duelo, pero falló el tiro y los Cavaliers se llevaron un encuentro que les sirve para empatar a uno la eliminatoria.

Solo tres jugadores de los locales llegaron a dobles dígitos en anotación, y LeBron James fue el mejor del encuentro en su habitual “modo Playoffs” terminando con un doble-doble de 46 puntos y 12 rebotes, seguido por Kevin Love (15 tantos y 8 capturas) y Kyle Korver (12 puntos). José Manuel Calderón aportó 5 puntos con un 2 de 4 en tiros de campo. Por parte de los visitantes, Victor Oladipo volvió a destacar con 22 tantos y 6 asistencias, bien secundado por Myles Turner (18 tantos) y Darren Collison (16).

Y en el duelo entre los Oklahoma City Thunder de Alex Abrines y los Utah Jazz de Ricky Rubio saltó la sorpresa. El cuarto y el quinto clasificado de la Conferencia Oeste se veían las caras de nuevo en un Chesapeake Energy Arena lleno hasta la bandera que presenció una dolorosa derrota (95-102) de su equipo ante unos Jazz que parece que van muy en serio.

Los hombres de Quin Snyder empezaron el partido mandando con un parcial de salida de 0 a 9, pero los locales reaccionaron y consiguieron igualar el resultado al término de los primeros doce minutos con un inspirado George. Las idas y venidas eran constantes y los dos equipos estaban muy acertados desde la línea de tres puntos a pesar de la intensidad defensiva que mostraban ambos conjuntos.

Los Jazz consiguieron imponer su juego a medida que el duelo avanzaba y, mediante una gran circulación de balón con unos muy buenos minutos de Ricky Rubio, conseguían marcharse de 7 puntos a falta de seis minutos para el descanso (37-44).

Los intercambios de canastas eran constantes y los Thunder lograron acercarse en el marcador antes del descanso gracias al acierto de Carmelo Anthony. El paso por vestuarios puso las pilas a los de Billy Donovan y, tras un parcial de 19 a 0 a favor de los locales, el partido parecía sentenciado con una ventaja que llegó a ser de hasta 10 puntos para la franquicia de Oklahoma.

Pero en el último período apareció el de siempre para los Jazz. Donovan Mitchell, el rookie capaz de ponerse a cuestas a los de Salt Lake City, que hasta el momento no estaba haciendo un buen partido, sacó los muelles a pasear y dio un auténtico recital ante unos Thunder que poco pudieron hacer para pararle.

Los Jazz cerraron el encuentro sin problemas y asaltaron Oklahoma consiguiendo el empate a 1 en la serie y un triunfo muy importante para la franquicia de Utah. Mitchell acabó el partido siendo el máximo anotador con 28 puntos, bien acompañado por Ricky Rubio (22 tantos, 9 asistencias y 7 rechaces) y los dobles-dobles de Derrick Favors (20 puntos y 16 rebotes) y Rudy Gobert (13 tantos y 15 capturas).

Por parte de los locales destacaron Russell Westbrook, que rozó el triple-doble con 19 puntos, 9 rebotes y 13 asistencias, Paul George (18 tantos y 10 capturas) y Carmelo Anthony (17 puntos y 9 rebotes). Alex Abrines, que disputó 14 minutos de encuentro, no anotó ninguno de los dos tiros que intentó.

En el último duelo de la jornada los Houston Rockets arrollaron a unos Minnesota Timberwolves (102-82) que solo aguantaron doce minutos el ritmo de partido del mejor equipo de la temporada regular.

El encuentro empezó muy bien para los de Tom Thibodeau. De la mano de un gran Jeff Teague, en el primer cuarto lograron bajar el ritmo del partido ante unos Rockets que no encontraban respuesta. Los Timberwolves se mostraban cómodos pero los locales no estaban dispuestos a dejarse ganar ningún partido en el Toyota Center.

Tras un inicio de segundo cuarto dubitativo, los hombres entrenados por Mike D’Antoni se pusieron las pilas y consiguieron un parcial de 16 a 0 en una auténtica exhibición desde el perímetro. Los “lobos” no supieron responder ante tal vendaval y llegaron al descanso quince abajo en el marcador (55-40). La segunda mitad fue un paseo para la franquicia de Houston. Con un Chris Paul que bailó sobre el parqué a la vez que dirigía a su equipo a las mil maravillas, los Rockets se pasearon ante unos Timberwolves que poco pudieron hacer.

Al inicio del último período la diferencia era ya de 22 puntos (80-58) y los de James Harden cerraron la segunda victoria de la serie por un contundente 102 a 82. Paul cerró el encuentro con 27 puntos y 8 asistencias, seguido de Gerald Green que aportó 21 tantos con un 5 de 12 desde la línea de 3 puntos y un James Harden que “solo” anotó 12 puntos y repartió 7 pases a canasta. Por parte de los Wolves solo Nemanja Bjelica (16 puntos) y Andrew Wiggins (13) se salvaron de la quema y mucho tendrán que cambiar las cosas en la franquicia de Minnesota si quieren plantar cara a los Rockets en los siguientes dos encuentros en el Target Center.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.