El grupo Demòcrata en el Ayuntamiento de Barcelona se está planteando abstenerse y contribuir así a que la alcaldesa Ada Colau pueda aprobar el presupuesto municipal para 2018 sin volver a recurrir a someterse a una cuestión de confianza.

“No nos planteamos el sí, trabajamos para la abstención y para desencallar el bloqueo, que es lo que en este momento nos podemos plantear”, ha explicado la concejal Sònia Recasens en la rueda de prensa en que ha presentado las iniciativas que el grupo del PDeCAT llevará a las comisiones municipales de esta semana. El gobierno de Ada Colau, con 11 de los 41 concejales del gobierno municipal, carece de los apoyos necesarios para aprobar las cuentas en el pleno y podría volver a recurrir al mecanismo extraordinario de la cuestión de confianza, como hizo el año pasado.

El grupo Demòcrata, que con 9 concejales es el mayor de la oposición, estaba “por el no” a la propuesta de presupuesto que ha presentado BComú “por la actitud del gobierno”, según ha explicado Recasens. Sin embargo, la ex teniente de alcalde ha asegurado que tras la apertura de una nueva ronda de conversaciones la semana pasada por parte del gobierno municipal, los demócratas estudian ahora abstenerse en la comisión extraordinaria para aprobar el presupuesto que se celebraría la semana que viene.

“Es el gobierno el que mueve ficha. La mueve tarde, veremos esta semana cómo va”, ha señalado Recasens. Hoy por hoy su grupo municipal, ha advertido, está “lejos del sí” pero “más lejos del no”. Aún así, ha asegurado que tiene “poca confianza” en alcanzar un acuerdo porque las negociaciones “han empezado tarde y mal, en tiempo de descuento”, lo que a su juicio responde a la falta de flexibilidad de Barcelona en Comú para “llegar a consensos”. “De las declaraciones de la alcaldesa a cómo se concreten las negociaciones hay una distancia sideral”, ha advertido.

La cuestión de confianza tiene escasos efectos prácticos pero un gran simbolismo político porque evidencia la soledad de un gobierno en minoría. El propio Trias tuvo que recurrir a este mecanismo en su tercer año de mandato, para aprobar las cuentas de 2014.

El exalcalde también tuvo que recurrir en 2013 a la cuestión de confianza

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.