Este año los médicos tienen previsto trasplantar la cabeza a una persona viva y los astrónomos prometen cultivar patatas en la Luna, acercarse al Sol más que nunca o mandar turistas al espacio. Estos son los acontecimientos científicos más interesantes que nos depara este año.

Trasplante de cabeza

Quizás la intriga científica número uno es la relacionada con la intención del neurocirujano italiano Sergio Canavero de llevar a cabo la primera operación de trasplante de cabeza a una persona viva. El médico anunció sus planes por primera vez en 2015, comprometiéndose a hacerlos realidad en dos años. En 2017 un grupo de científicos chinos realizó el primer trasplante de cabeza en una rata —que Canavero calificó como un “éxito”— y después un exitoso trasplante de cabeza en un cadáver, que el italiano describió como “el paso final para el trasplante formal de cabeza”, que —advirtió— “es inminente”.

Valeri Spiridónov, programador ruso aquejado de una pérdida muscular rara debido a la enfermedad de Werdnig-Hoffman, fue el primer candidato para someterse a una operación única de trasplante de cabeza. Sin embargo, el primero en pasar por el trasplante será un ciudadano chino, ya que las autoridades del país asiático han concedido permiso a los expertos y proporcionado fondos para llevar a cabo el experimento.

Lanzamiento del ‘cazaplanetas’

Para marzo de 2018 la NASA tiene previsto el lanzamiento de su observatorio espacial TESS a bordo de un Falcon 9 con el objetivo de buscar exoplanetas. Para ello, empleará el método de tránsito, que consiste en detectar las variaciones en el brillo de una estrella cuando un planeta pasa por delante de ella.

Con la ayuda de los datos obtenidos, los científicos planean construir modelos informáticos que evaluarán las posibilidades de existencia de vida en exoplanetas. TESS buscará exoplanetas relativamente cercanos al Sol y explorará la composición de sus atmósferas para deducir si son capaces de albergar vida.

Un viaje sin precedentes al Sol

La sonda espacial de la NASA Parker Solar Probe será lanzada en julio de 2018 desde Cabo Cañaveral, en Florida (Estados Unidos) para emprender un viaje sin precedentes al Sol, con el objetivo de estudiar de cerca la atmósfera del astro rey. “Vamos a entrar en la corona del Sol, el lugar donde se esconden muchos de los misterios que han desconcertado a los científicos durante décadas y décadas”, explicó en septiembre Nicky Fox, responsable del proyecto.

La sonda espacial tendrá que soportar temperaturas de hasta 2.500 grados Fahrenheit (1.371 grados centígrados), impactos de partículas supersónicas y elevados niveles de radiación. Según el proyecto de la NASA, la nave llegará a estar a 7 millones de kilómetros del Sollo más cerca que una misión estaráde nuestra estrella.

Turismo espacial

El pasado mes de diciembre la empresa espacial privada Blue Origin lanzó con éxito su cohete New Shepard con una cápsula y un modelo de tripulante dentro. El vuelo duró unos 11 minutos y alcanzó una altura de 99 kilómetros. Si las pruebas posteriores son exitosas, Blue Origin podría lanzar una cápsula con turistas este año.

Por otro lado, Virgin Galactic también podría ser capaz de enviar turistas al espacio en solo unos meses. La compañía de Richard Branson ha efectuado esta semana con éxito su primera prueba espacial del año sobre el desierto de Mojave en California, donde su VSS Unity, una nave espacial diseñada para transportar hasta ocho personas al espacio (6 turistas y 2 pilotos), completó un vuelo de alta velocidad. El propio Branson confesó a The Telegraph el año pasado que le “decepcionaría mucho si el programa no está en marcha” para finales de 2018.

Patatas en la Luna

A su vez, China planea enviar en 2018 un contenedor lleno de semillas y huevos de insectos a la Luna en el marco de la misión de exploración lunar Chang’e 4.

El envase incluirá patatas, semillas de arabidopsis y huevos de gusano de seda. Se espera que los huevos eclosionen en gusanos —que pueden producir dióxido de carbono—, mientras que las patatas y las semillas producirán oxígeno a través de la fotosíntesis. También se instalarán baterías en el interior del contenedor para suministrar energía. Estos elementos pueden crear juntos un ecosistema simple, lo que ayudará a analizar el proceso de crecimiento de plantas y animales en la Luna y aprender sobre el futuro establecimiento de bases ecológicas en otros planetas.

El primer robot médico

En marzo de 2018 el primer robot médico, Xiaoyi, comenzará a trabajar oficialmente en China. A finales de 2017, el robot aprobó el examen escrito de licencias médicas nacional de China, obteniendo 456 puntos, 96 por encima del mínimo necesario.

En un primer momento Xiaoyi fue creado únicamente para acelerar la recopilación y el análisis de los datos del paciente. Sin embargo, con estos resultados se cree que podrá asistir a los médicos, diagnosticar, identificar enfermedades oncológicas en una etapa temprana y predecir los riesgos de desarrollar nuevas enfermedades.

Nueva definición de kilo

El kilo —así como el amperio, el kelvin y el mol— será redefinido en noviembre de 2018 por la Conferencia General Sobre Pesos y Medidas (CGPM), en lo que supondrá la mayor revisión del Sistema Internacional de Unidades desde su instauración en 1960.

Actualmente, el kilogramo está definido en función de un objeto físico: un cilindro de platino-iridio almacenado en la Oficina Internacional de Pesos y Medidas (CGPM) en Francia. Sin embargo, como los objetos pueden perder átomos o absorber moléculas del aire, este kilo original ha perdido 50 microgramos en un siglo, algo que no nos afecta en la vida cotidiana pero que sí es importante en los cálculos científicos.

Por lo tanto, los científicos proponen una nueva definición basada en una constante. Así, el kilo se medirá con la ‘balanza de Watt’, un instrumento que permite comparar la potencia mecánica con la electromagnética utilizando dos experimentos separados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.