Representantes de las Fiscalías española y alemana han debatido este jueves por la mañana en total secretismo los delitos recogidos en la euroorden dictada contra el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, en una reunión en la sede de la agencia europea para la cooperación judicial, Eurojust, en La Haya.

La reunión ha comenzado a las 09.00 hora local, según ha confirmado una fuente de Eurojust, que no ha ofrecido más información sobre la duración o el contenido preciso de la misma o si se repetirá en un futuro próximo otro encuentro de estas características.

Portavoz de Eurojust

Dado el alto secretismo que hay, no estamos autorizados a hablar del asunto, a pesar de que estamos teniendo peticiones de todos los medios internacionales”

“Hemos pedido a ambas oficinas (de la Fiscalía) española y alemana que nos comuniquen la información que podemos ofrecer pero dado el alto secretismo que hay, no estamos autorizados a hablar del asunto, a pesar de que estamos teniendo peticiones de todos los medios internacionales”, ha dicho una portavoz de la organización.

La misma fuente ha añadido que son las autoridades nacionales de ambos países las que deben decidir “qué tipo de información” comparten sobre este encuentro y “en qué formato lo hacen”, algo en lo que Eurojust “no puede ni debe entrar”.

La oficina de enlace alemana también se ha negado a dar detalles, mientras que otros encargados de prensa de Eurojust desvincularon a esta institución de la reunión, ya que sólo ha ofrecido un espacio físico para el encuentro como agencia de cooperación judicial, pero sin intervenir en la misma. Los vehículos que han llegado a primera hora de la mañana a Eurojust para esta reunión han entrado por el garaje del edificio, evitando así a la prensa.

El objetivo del encuentro es lograr “de la forma más rápida y eficiente” la información que la Fiscalía alemana necesita sobre Puigdemont

Fuentes de la Fiscalía alemana de Schleswig-Holstein han explicado que el objetivo de esta reunión era lograr “de la forma más rápida y eficiente” la información que precisan sobre los delitos alegados contra Puigdemont porque las otras posibilidades, como hacer requerimientos por escrito, podrían “alargar” el proceso de intercambio de información.

Sin embargo, todos los datos que se ofrecen sobre este encuentro “habitual como manera de comunicación”, son totalmente “confidenciales”, porque esta reunión tiene lugar en pleno proceso de estudio de la euroorden dictada por la Justicia española contra Puigdemont, por lo que “prevalece la protección de datos”, añadieron fuentes de Eurojust.

La Fiscalía de Schleswig-Holstein ya respaldó todos los puntos de la euroorden del Tribunal Supremo español

La Fiscalía de Schleswig-Holstein, el estado federado por donde entró Puigdemont en Alemania el pasado 25 de marzo y donde fue detenido, resolvió la semana pasada pedir a la Audiencia Territorial del mismo land su extradición a España.

En su resolución respaldaba en todos los puntos la petición del Tribunal Supremo español, tanto en lo que concierne al cargo de rebelión, como al de malversación de fondos públicos, al tiempo que pedía mantenerlo en la cárcel de Neumünster, donde había ingresado el político catalán tras su detención.

Sin embargo, dos días después, la Audiencia alemana resolvió desestimar el cargo de rebelión, al considerar que no se cumple el requisito de que hubiera violencia, entendiendo ésta tal y como ha sido fijada en la jurisprudencia del Tribunal Supremo alemán, y decretó la libertad condicional de Puigdemont, bajo fianza de 75.000 euros. En la resolución se requería asimismo información adicional y concreta sobre la acusación de malversación de fondos públicos, por un volumen de 1,6 millones de euros.

El análisis del delito de malversación

Precisamente, la reunión de este jueves tenía por objetivo entregar un archivo de pruebas que demostrarían la eventual violencia que tuvo lugar antes, después y durante el referéndum del pasado 1 de octubre en Catalunya –prohibido por el Tribunal Constitucional– y con las que se podría justificar el delito de rebelión contra Puigdemont, que Alemania descarta de la euroorden.

Con estas eventuales pruebas de violencia, los fiscales alemanes irán a la próxima sesión, aún sin fecha, en la que la Justicia alemana decidirá si el expresidente de la Generalitat debería ser entregado a España o no, y en caso afirmativo, con qué delitos se le entregaría.

El abogado español de Puigdemont, Jaume Alonso Cuevillas, opinó este miércoles que esta reunión en La Haya como una “escenificación” y aseguró que, a pesar de la confidencialidad que la propia Eurojust aplica, el equipo de defensa del expresidente catalán “pedirá las actas de la reunión”. Cuevillas dijo a la televisión autonómica catalana que hubiera sido “lógico” que se les hubiese invitado a esta reunión y anunció que se “quejará” a la Justicia alemana.

Deja un comentario