El president de la Generalitat, Quim Torra, convertirá el traslado de los presos independentistas a Madrid este viernes en una jornada monográfica de rechazo al juicio al ‘procés’. Primero acudirá a la cárcel de Brians 2 para despedir a los presos. Después presidirá una reunión extraordinaria del Consell Executiu, al término de la cual hará una declaración institucional.

Que el cambio de prisión de los líderes independentistas se produzca este viernes ha llevado a Torra a cancelar hasta nueva fecha el llamado Espacio de Diálogo, una mesa con los grupos que el Govern celebra a instancias del PSC y a la que acuden también los ‘comuns’, pero no Ciudadanos, el PP ni la CUP. 

El líder socialista Miquel Iceta ha lamentado “profundamente” la suspensión de la reunión, al considerar que “el diálogo es hoy más necesario que nunca”. La primera reunión de la mesa el pasado mes de noviembre constató las diferencias entre los partidos del antiguo espacio catalanista. El PSC propuso una reforma coordinada del Estatut y la Constitución, algo que independentistas y ‘comuns’ rechazaron si no incluía un referéndum de autodeterminación.

Centrándose de forma exclusiva en el viaje forzoso de los líderes independentistas a Madrid, el objetivo del Govern es remarcar al máximo las implicaciones políticas que, a su entender, tiene el juicio, que comenzará en una fecha próxima pero aún sin concretar. Hasta el momento, Torra ha enfocado toda su acción de gobierno en el proceso judicial en el Tribunal Supremo, que considera que puede convertirse un nuevo “momentum” para el independentismo similar a octubre pasado.

Tanto es así que desde septiembre pasado Torra ha reiterado que “no aceptará” una sentencia que condene a los lideres políticos y sociales. De ocurrir así, el president tiene previsto poner en manos del Parlament una “respuesta política” a la decisión del Supremo, sin desvelar en qué consistiría. Por el momento el objetivo del Govern es convertir la sala segunda del tribunal en el escenario central de la política catalana donde, según desean, quede demostrada que se trata de un “juicio político”.

De ahí que Torra acuda por la mañana a la cárcel de Brians II, tal y como ha informado en primer lugar RAC-1. Este será el centro donde los Mossos d’Esquadra conducirán a los presos soberanistas desde las tres cárceles catalanas donde permanecen –Lledoners los siete hombres; Mas d’Enric Carme Forcadell; y Puig de les Basses Dolors Bassa–. Allí se agruparán para ser trasladados por la Guardia Civil hasta las cárceles madrileñas de Soto del Real y Alcalá Meco, donde esperarán que se les comunique la fecha de inicio del juicio.

Dar relevancia política al proceso penal es, además, uno de los cada vez más escasos consensos entre JxCat y ERC. Los republicanos celebraron este martes un acto político en el que se pronunció una conferencia de Oriol Junqueras que orientó la estrategia de Esquerra durante y después del juicio. El president del Parlament, Roger Torrent, participará también en las protestas convocadas, primero en la movilización que realizará una asociación de trabajadores públicos en el exterior de la Cámara y, por la tarde, en otra de las concentraciones en Girona.

La ANC ha convocado diferentes movilizaciones en varios puntos del recorrido que efectuarán los nueve encarcelados. Los actos se prevén de carácter cívico y simbólico. La presidenta de la entidad, Elisenda Paluzie ha asegurado que en ningún caso pretenden obstaculizar el traslado, sino realizar “movilizaciones de acompañamiento”.




Source link

Deja un comentario