El presidente del Parlamento Europeo, el italiano Antonio Tajani, ha vuelto a reiterar hoy el “apoyo de las instituciones europeas” a la Constitución española, texto que ha definido como un ejemplo de pluralidad y democracia, y a los Tratados Europeos que garantizan la integridad territorial de sus estados miembros.

El dirigente comunitario ha lanzado este mensaje, en una semana en la que se ha abierto el debate sobre el funcionamiento de la justicia Europea por el rechazo de un tribunal alemán a extraditar por rebelión a Carles Puigdemont, en un discurso en el Congreso de los diputados con motivo del 40 aniversario de la Carta Magna, que, ha dicho, refleja “el espíritu profundamente democrático de la sociedad española”.

“Gracias a la Constitución, España es un país plenamente democrático, en el que rige la separación de poderes y en el que la libertad política e ideológica se ejerce con total normalidad”, ha señalado, en una replica velada a las afirmaciones del independentismo catalán de que los políticos en prisión preventiva lo están por sus ideas y no por sus actos. De hecho, Tajani ya se posicionó el pasado 21 de octubre en Oviedo, en la ceremonia de los premios Príncipe de Asturias junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y del Consejo Europeo, Donald Tusk, en contra la de los planes independentistas con un duro discurso en el que advirtió de que “el respeto al Derecho no es una opción, es una obligación”.

Esta tarde, en el Congreso, Tajani ha rechazado también las peticiones independentistas de mediación internacional en la crisis catalana. Ya que, ha recordado, España “siempre ha sido capaz de resolver todos sus problemas políticos, ya sean constitucionales o de cualquier otra índole”. Y lo ha hecho, ha reiterado, “sin necesidad de que nadie la tutele o interfiera” y con la “fuerza que le da ser una nación plural y respetando siempre su pluralidad y dentro del seno de la ley”.

El presidente del Parlamento Europeo ha defendido que cualquier petición de diálogo debe respetar el marco legal vigente, “esta es la única manera de llevar a cabo un diálogo democrático”, y se ha mostrado optimista ante la posible salida pactada de la crisis catalana, a la que siempre se ha referido de forma velada. En este sentido, ha afirmado que no cree que “las divisiones” políticas en España “sean insalvables” y ha lanzado una advertencia: “El populismo y el nacionalismo no pueden ser una respuesta”.

Con todo, ha confirmado el apoyo de las instituciones europeas al Estado de derecho español. “En las resolución de los asuntos internos de España y de cualquier otro estado miembro, la Unión Europea y yo mismo, estaremos siempre del lado de la Constitución y los Tratados”. Un mensaje que ha reforzado con otra frase solemne: “Europa es un continente viejo y sabio, sabe bien que quienes durante nuestra historia han pretendido dialogar fuera de la ley, nunca han querido un verdadero diálogo democrático: quieren simplemente imponer sus ideas”. “El populismo y el nacionalismo no pueden ser una respuesta”

Europeísmo

Para el presidente del Parlamento europeo, uno de los valores que engrandece la Constitución de 1978, tan denostada por Podemos y los partidos nacionalistas, es su función de “puerta de entrada” de España a Europa y el mundo. “Refleja el espíritu profundamente democrático de la sociedad española”, ha afirmado. En este sentido ha revindicado la Unión Europea y que esta haya significado para España “una fuente extraordinaria de progreso desde el punto de vista democrático, social y económico”.

Frente a los movimientos populistas que ponen a la Unión Europea en su diana, el italiano ha defendido que esta es “muchos más que la economía, el Euro” y la ha calificado de “comunidad de valores”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.