El presidente del PAOK de Salónica, Ivan Savvidis, no podrá pisar un estadio de fútbol en los próximos tres años. Esta ha sido la sanción que se ha dado a conocer este jueves por amenazar a un árbitro con una pistola e intentar agredirle durante un partido de su equipo contra el AEK de Atenas el pasado 12 de marzo, y que desencadenó la suspensión de la liga griega durante tres semanas por los reiterados incidentes violentos.

La competición se reanudará este sábado después de que la Superliga aceptara una serie de condiciones impuestas por el Gobierno. El ministro de Deportes, Yorgos Vassiliadis, anunció este martes en un comunicado de prensa que tras la aceptación unánime por los 16 clubes que conforman la Superliga de las condiciones impuestas, se levanta inmediatamente la suspensión de los partidos de fútbol profesional.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.