El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha respondido a las acusaciones sobre su supuesta incapacidad mental, lanzadas por miembros del opositor Partido Demócrata y por el periodista Michael Wolff en su flamante libro ‘Fuego y furia‘, autocalificándose en las redes sociales como un “genio muy estable”.

“Ahora que la interferencia rusa [en las últimas presidenciales de EE.UU.], tras un año de intensa investigación, se ha probado como un auténtico engaño para el público estadounidense, los demócratas y sus perros falderos y los tradicionales medios de noticias falsas están jugando a la vieja ‘estrategia Ronald Reagan’ sobre la estabilidad mental y la inteligencia”, ha escrito Trump la mañana de este sábado en su cuenta personal de Twitter.

La vigesimoquinta enmienda a la Constitución de EE.UU., establece que el mandatario del país será destituido en caso de sufrir una inhabilidad física o mental que le impida ejercer sus poderes y deberes. Esta enmienda se pretendió utilizar durante el mandato del expresidente republicano Ronald Reagan (1981–1989), pero nunca llegó a concretarse.

“Durante toda mi vida, mis dos principales virtudes han sido la estabilidad mental y ser verdaderamente inteligente (…) Pasé de empresario muy exitoso a estrella de televisión, y de ahí a presidente de Estados Unidos en mi primer intento. Creo que eso me acredita no solo como inteligente, sino como un genio, y un genio muy estable”, agregó el jefe de Estado.

“Nadie dice que es ‘mentalmente estable’ un sábado por la mañana”

Las respuestas de los internautas a esas afirmaciones no se han hecho esperar. “Los genios mentalmente estables nunca dicen a la gente que son genios mentalmente estables”, y “nadie dice que es ‘mentalmente estable’ un sábado a las 07:30 de la mañana, más aún tratándose de un presidente”, son algunos de los comentarios hechos en Twitter.

“¿Recuerdan que Obama tuviera que tuitear los sábados diciendo que era inteligente y que no estaba loco?”, cuestionó otro internauta.

Este viernes salió a la venta el polémico libro de Michael Wolff ‘Fuego y furia: dentro de la Casa Blanca de Trump‘, en el que su autor afirma que el mandatario republicano tiene problemas de salud mental y que “es intelectualmente incapaz de ser presidente de EE.UU.”.

Wolff, quien asegura haber pasado muchos meses en la Casa Blanca y entrevistado a varios cientos de personas, describe a la Administración Trump como una organización caótica, no sistemática, en la que todos compiten entre sí por su influencia sobre el presidente y, para más, nadie lo respeta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.