EL POLITIKO

SIN CENSURA

¿Sólo haces fotos con el teléfono? Prueba con una buena cámara compacta

Las ventas de cámaras compactas cayeron en picado cuando las cámaras de los teléfonos móviles comenzaron a aumentar su calidad. Que las cámaras compactas más básicas casi se hayan extinguido no acaba de ser una mala noticia, pues al fin y al cabo muchas eran productos nefastos.

Los fabricantes de esta clase de cámaras parecía importarles poco innovar en este segmento del mercado, pues estas cámaras se vendían como rosquillas. Hasta que llegó la debacle que provocó el teléfono móvil. El cataclismo fue de tal magnitud que algunos dejaron de hacer fotos con cualquier cámara que no fuese la de su teléfono.

Las innovaciones en fotografía computacional suplieron las limitaciones físicas que supone introducir una buena cámara en un producto de las dimensiones de un smartphone. Y sin embargo, los teléfonos móviles al convertirse en las cámaras de nuestro tiempo han creado también un tipo de fotografía hasta más uniforme y más limitada.

Nos referimos sobre todo a que el sensor y la óptica impiden hacer cosas como el enfoque selectivo, que ahora se está logrando a duras penas con el denominado modo retrato de algunos teléfonos. Otras carencias son la posibilidad de usar zoom de largo alcance, que facilita mucho la forma de encuadrar.

La Canon G1 X es una compacta que sorprende por la miniaturización de sus componentes y la calidad de su objetivo. La Canon G1 X es una compacta que sorprende por la miniaturización de sus componentes y la calidad de su objetivo. (Ramón Peco)

También con los móviles hemos dejado de usar los visores para componer las fotos y vídeos y ya sólo lo hacemos con una pantalla. Algo que no es bueno de cara a lograr un buen encuadre. También podríamos citar que los flashes de tipo led de los móviles son mucho más limitados que los de los teléfonos, que la autonomía de una cámara es muy superior a la de un teléfono, etcétera.

Así que se nos ocurrió la idea de revisar el catálogo de cámaras compactas con el que cuentan hoy varios fabricantes, seleccionar una y hacer un experimento: prestársela a alguien que lleve años sin hacer fotos con otra cosa que no sea un teléfono móvil para que nos cuente sus impresiones.

El visor electrónico es una de las funciones más interesantes de muchas cámaras frente a los teléfonos móviles a la hora de encuadrar. El visor electrónico es una de las funciones más interesantes de muchas cámaras frente a los teléfonos móviles a la hora de encuadrar. (Ramón Peco)

Francisco Gálvez es profesor de diseño gráfico y tiene buenos conocimientos sobre fotografía, pues estudió Bellas Artes en su momento y en esa carrera cursó asignaturas sobre la materia. En su época de estudiante, cuando las cámaras digitales ya habían llegado, él usaba una cámara réflex analógica Nikon para realizar sus proyectos fotográficos.

Pero a esa cámara no la sustituyó ninguna cámara digital que no fuese la de un teléfono. De hecho, incluso ha realizado proyectos fotográficos con cámaras de teléfonos. Alguno de ellos publicado en su fanzine Deadwax. Por todo eso decidimos prestarle una cámara compacta avanzada: La Canon G1 X MARK III. Es cierto que hemos tirado la casa por la ventana, porque esta cámara compacta se trata de uno de los modelos más avanzados del mercado.

Las compactas avanzadas han dado un salto cualitativo complicado de imaginar hace poco tiempo

Cuenta con un sensor APS-C, el mismo formato que usan algunas cámaras réflex semiprofesionales de la firma y que proporciona una calidad de imagen muy superior a la de un teléfono.A pesar de eso es ligera, cabe en la palma de la mano, cuenta con controles manuales avanzados, un objetivo de calidad, visor electrónico, una pantalla articulada, zapata para usar flashes externos y un pequeño flash integrado. Por supuesto, también está dotada con las últimas tecnologías para conectarla a nuestros teléfonos móviles.

Su precio va a la zaga. Pues todo este despliegue tecnológico, por otra parte sorprendente, si tenemos en cuenta sus reducidas dimensiones y peso, tiene un precio oficial de algo más de 1.200 euros. Aunque ya os advertimos que en algunas tiendas de puede comprar por menos de 1.000 euros.

Teniendo en cuenta el fuerte desembolso que realizan algunos para tener los smartphones que mejores fotos captan puede ser una buena idea gastar menos y optar por una compacta avanzada

¿Tiene sentido realizar un desembolso así? Si tenemos en cuenta que muchos están optando por teléfonos que superan los 1.000 euros, incluso ampliamente, precisamente porque estos cuentas con las mejores cámaras, quizá no sea tan descabellado darle una oportunidad a esta o otras compactas avanzadas del mercado.

Por cierto, hay cámaras compactas avanzadas mucho más económicas. Aunque renunciando a algunas prestaciones de esta Canon G1 X MARK III. Sin más, esto es lo que nos ha contado Francisco Gálvez en esta pequeña entrevista que le hemos hecho tras la experiencia de usar esta cámara.

La entrevista

¿Por qué nunca has tenido una cámara digital que no sea la de un teléfono? No estoy seguro pero creo que por un rechazo al espectro digital de la imagen que daban hace algunos años. Una definición muy marcada por la construcción de píxeles.

¿Qué es lo que más echabas en falta de hacer fotos únicamente con la cámara de tus teléfonos móviles? Además de la cuestión del enfoque, lo limitado de la óptica, la cantidad de aberraciones de perspectiva que genera y lo limitado en cuanto a obtener imágenes de mayor nitidez en situaciones de luz muy baja. Es decir, que es muy fácil obtener imágenes de baja fidelidad incluso cuando no lo pretendes. La cámara de un móvil no puede dar respuesta a muchas de las imágenes que queremos capturar.

¿Qué te ha parecido usar una cámara digital como es esta compacta avanzada? Es lo más parecido a usar la cámara de mi teléfono móvil pero con una capacidad de respuesta mayor sin llegar a ser una réflex que puede resultar un engorro en cuanto a transporte, etc. Me ha parecido una cámara muy cómoda.

¿Qué es lo que te ha gustado más y que es lo que te ha gustado menos de esta cámara? Además de lo anterior, lo ligera que resulta y la facilidad de manejo. La pantalla táctil facilita mucho la puesta a punto de las opciones. Hace que no de pereza sacarla a la calle a diferencia de una réflex que precisa de mayor infraestructura (mochilas, etcétera). Otra cosa muy agradecida es su manejo, el tacto que tiene, debido a lo regular del diseño. Lo peor es que aunque se ve muy resistente no me imagino llevándola directamente en el bolsillo, y que su precio aún es un poco elevado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.