Los buzos que este viernes se han adentrado en el mar en la ensenada coruñesa del Orzán tampoco han hallado rastro de la joven de Ourense a la que una ola arrastró mar adentro en la madrugada del Viernes Santo y de la que nada se sabe desde entonces.

Un equipo de buceadores han rastreado una zona rocosa concreta de la ensenada en la que debido a las numerosas corrientes que se forman podía encontrarse el cadáver de la joven, como ya ocurrió en otras ocasiones, informaron fuentes de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento coruñés.

No en vano, en esta zona de las playas coruñesas de Riazor y del Orzán han sido muchas las vidas que se ha llevado el mar.

Quizás, el suceso más dramático fue el ocurrido en enero del año 2012, cuando los agentes de la Policía Nacional Javier López, Rodrigo Maseda y José Antonio Villamor murieron tratando de salvar la vida del estudiante eslovaco Peter Velicky, también fallecido.

El helicóptero Helimer de Salvamento Marítimo y las embarcaciones de distintos cuerpos que ya trabajaron en jornadas anteriores volvieron a hacerlo ahora pero con resultado negativo.

Los trabajos de las embarcaciones se extendieron a determinadas zonas de rocas donde ayer les fue imposible acceder debido al mal estado del mar.

El dispositivo de búsqueda está integrado por más de medio centenar de efectivos de diversos cuerpos de seguridad y Protección Civil.

El amplio dispositivo desplegado tras tenerse conocimiento de lo ocurrido no resultó efectivo para localizar a la joven, que desapareció en la zona conocida como la Coraza, que divide las playas coruñesas de Riazor y del Orzán y que se caracteriza por las fuertes corrientes que se producen.

En el momento de ser arrastrada por una ola la joven se encontraba acompañada por dos amigos, que dieron la voz de alarma.

Deja un comentario