«Silvia Clemente no irá en la lista a la Junta de Castilla y León, estaríamos dando un mensaje equivocado»

[ad_1]

El pasado sábado Francisco Igea perdía las primarias para ser candidato en Castilla y León pero salió a celebrar su derrota a un restaurante de Valladolid, muy cercano a la sede de su partido. Estaba acompañado de 80 personas del equipo que formó para enfrentarse al fichaje estrella del aparato, Silvia Clemente. Había quedado a 35 votos de distancia. O eso parecía en aquel momento. Los mensajes ese día empezaron a sucederse entre los miembros de su lista. Algo no cuadraba en las primarias. Había votos de más. Igea pidió tranquilidad a los suyos, que guardaron silencio. Veinticuatro horas después se plantaba en el juzgado de guardia. Bastó una llamada al partido. La denuncia estaba redactada: si no se paralizaba la proclamación de Clemente, el escrito se presentaría ante el juez. El pucherazo ya era evidente.

El lunes Ciudadanos reconocía que hubo 82 votos ‘fantasma’ y que Igea era el candidato. Ahora Igea no puede dar un paso sin que alguien le pare y le dé la mano, una palmada en la espalda. Cosas de la política, haberse enfrentado a la elección del aparato y destapar el fraude le ha dado un empujón como candidato. La polvareda que ha levantado el voto telemático, aparentemente manipulado, sigue ahí y ha metido al partido en una crisis a la que de momento no se ha dado respuesta.

Hace unos días Ciudadanos indicó a eldiario.es que la reclamación ante el Comité de Garantías es algo que se hace de manera privada y las conclusiones finales no tienen por qué hacerse públicas, sino que es el afiliado el que decide ¿Es así?

A mí no se me ha transmitido eso. En cualquier caso, los afiliados, los no afiliados y los ciudadanos en general tienen unas obligaciones con las leyes que hay que cumplir y que son incontestables.

Así que apuesta usted por la investigación judicial del pucherazo…

Si hubiera un supuesto de ilícito penal debería ser puesto en conocimiento como marcan las leyes, no podemos saltarnos ni el Código Penal ni la Ley de Enjuiciamiento. Hay un artículo, que es el 269 o el 270, que dice que cualquier español, cualquier persona que conozca la existencia de un posible delito está obligado a comunicarlo. Y luego hay otro hecho que es incuestionable, que es que no es necesaria tampoco la existencia de una denuncia para que se abra una investigación. La Fiscalía también puede actuar de oficio si hay una noticia pública que habla de un posible delito. Nosotros mantendremos, naturalmente, toda la transparencia que hemos mantenido en este asunto. Somos gente transparente, lo hemos demostrado y lo vamos a seguir siendo.

Pero cuando uno quiere que la Justicia investigue ¿lo lógico no es denunciar?

Vamos a ver qué es lo que dicen, qué es lo que ha sido, cómo ha sido, quién ha sido, y con eso tomaremos las decisiones que correspondan. Indicios hay, si no, no habríamos reclamado.

¿Ha denunciado ya el partido?

No, por el momento no.

eldiario.es ha revelado que ese sistema de voto telemático no estaba controlado por una empresa sino por el propio partido ¿Sabía esto la Ejecutiva?

Yo no lo conocía, como no conozco otras muchas cosas.

El contrato con la empresa que lo había estado gestionando se rescindió en 2018 ¿no cree que debió comunicarse al menos a la Ejecutiva ante unas primarias que se iban a celebrar en varias comunidades?

Hay muchas cosas de contratos y funcionamiento dentro del propio partido que yo no conozco, no puedo decir otra cosa, nunca se me ha ocurrido pensar con quién contratamos el transporte, o con quién contratamos esto, que hasta ahora yo pensaba que funcionaba bien.

Al estar el sistema en manos del partido ¿no dispara esto las sospechas?

Las sospechas ¿de qué?

De cómo se produjo el pucherazo…

Es que hasta que no sepamos exactamente cómo ha sido, si alguien ha entrado en el sistema o no… es que hay muchas posibilidades de cómo se puede hacer esto. Depende de cómo se haya hecho, las sospechas recaen sobre el partido o sobre gente externa al partido. Se puede haber entrado con unas claves, o haber utilizado identidades reales, identidades falsas… hay muchas posibilidades de hacerlo en teoría y yo no soy un experto informático.

¿Qué va a ocurrir con quienes se posicionaron al lado de Silvia Clemente?

Necesitamos a los 1.500 afiliados que tenemos, los necesitamos para sacar adelante la campaña, el partido y vamos a contar con todo el mundo. Dónde va a estar cada uno, en qué sitio, en qué parte del partido, haciendo qué, es lo que estamos determinando ahora. Mi idea es recorrer toda la Comunidad y hablar con todas las agrupaciones. El mensaje que quiero transmitir es que nadie tiene nada que temer por haber apostado por una candidatura o por otra, sólo faltaba que nosotros hiciéramos todo aquello que hemos criticado, la vieja política de conmigo o contra mí, eso no lo vamos a hacer, yo no lo voy a hacer. Vamos a contar con ellos. Lo que sí vamos a hacer es un equipo para la campaña a las Cortes que sea coherente con el mensaje que hemos trasladado y que tenga la fuerza y la potencia necesaria. Vamos a contar con todo el mundo, con los que están y con los que no estaban y ya veremos cómo hacemos las listas, pero de momento, nadie está condenado al ostracismo.

Pero ya hay una persona que directamente se ha quitado de en medio. El secretario de comunicación de Ciudadanos Castilla y León, Pablo Yáñez, dimitió después de que Fran Hervías lo proclamase a usted como candidato a la Junta de Castilla y León ¿por qué?

Ha asumido una responsabilidad política que era incontestable. Cuando haces una apuesta política que consigue el rechazo mayoritario de la militancia  tienes que asumir una responsabilidad. Y si además esa apuesta política organiza una confrontación de estas dimensiones, tienes que asumir la responsabilidad. Alguien tenía que ser responsable. No hablamos de los datos sino del asunto político que ya es suficiente. La persona que hace esto asume sus responsabilidades y eso le honra, pero era inevitable.

Pero no ha dimitido nadie más y Clemente fue apoyada por el partido, la presentó el secretario general, José Manuel Villegas…

Lo hace el que asume la responsabilidad.

¿Tanto poder tenía Pablo Yáñez como para decidir que Silvia Clemente tenía que fichar por Ciudadanos y para movilizar al aparato de partido en favor de su candidatura?

Tiene una responsabilidad de iniciar una apuesta con unos datos, de transmitir esos datos y tiene la suficiente confianza como para conseguir que la apuesta salga. Nosotros creemos que la apuesta es una apuesta equivocada, lo creemos desde el principio, no por el resultado sino por el mensaje político, que era profundamente equivocado y por eso nos presentamos a las primarias. Y parece ser que nuestra creencia era más acertada que la otra.

¿A qué se refiere con los datos que debía transmitir Yáñez?

Pues a una información de conocimiento, de estadísticas, de conocimiento del personaje, de influencia política, de qué margen político ganamos con una apuesta o con otra…Y cuando con esto te equivocas tienes que asumir tu equivocación.

¿Se puede concluir que Yáñez no informó al partido de todas las sombras que rodean a Silvia Clemente?

No sé la información exacta que se transmitió. Lo que sí que sé es que no se valoró, no el asunto de las sombras o las no sombras porque es un asunto que está en los medios, sino que no se valoró el impacto político y en nuestros votantes de esta apuesta. Es evidente que no se valoró adecuadamente no solo porque lo hayan demostrado los militantes, sino porque la opinión pública ha manifestado en estos días con bastante claridad lo equivocado del asunto. Cuando tú paseas por la calle Santiago y la gente te para por la calle y te dice «enhorabuena, menos mal», no los militantes, no la prensa, la gente de la calle,  pues parece que la apuesta no era la correcta, que te has equivocado gravemente y tienes que asumir una responsabilidad.

¿Le ha felicitado Yáñez?

Creo que no, que no me ha llamado

¿Y Silvia Clemente?

Yo no puedo decir que no me haya llamado Silvia Clemente estos días porque no tengo su numero en mi móvil y han entrado muchas llamadas, no podría asegurarlo. No me ha llegado ningún mensaje. Bueno, no pasa nada. Yo la felicité públicamente, no sé si ella ha puesto algún tuit…

Este jueves la candidata oficiosa al Ayuntamiento de Valladolid y portavoz municipal, Pilar Vicente, ha anunciado que deja la política y vuelve a la empresa privada. Durante la campaña apoyó a Clemente en las redes sociales y usted se lo reprochó vía twitter ¿Ha hablado con ella?

Hace unos días estaba muy afectada y me dijo que necesitaba pensar. Hoy [la entrevista se celebra el jueves] le he dicho que se sigue contando con ella y que reconsidere su decisión. Pilar tomó una opción legítima. Yo cometí un error, manifesté mi malestar públicamente. No debí hacerlo porque era tan legítimo como cualquier otra cosa. Y eso no cuestiona ni su trabajo ni su capacidad, ni lo que ha hecho estos años, yo se lo he dicho y ella lo sabe. Pero es verdad que hay cosas que no solo son política, entran en el ámbito de las emociones y de los afectos. Si nos cortan, sangramos.

El sábado, poco después de conocer los resultados de las primarias, los que le dejaban como perdedor, usted dijo que ponía los cargos a disposición del partido y que si tenía que volver a su puesto de médico en Palencia, volvería. No quería integrarse en ningún equipo ni seguir en la política con calzador…

Es así, nunca he querido seguir con calzador en la política y yo creo que ahora toca esta responsabilidad y que hay que asumirla, pero que si hubiera tocado aceptar la derrota… bueno, de hecho la aceptamos bastante bien, elegantemente, creo, hubiéramos hecho lo que tocaba. Aceptamos la responsabilidad en todos los casos, cuando habíamos perdido y cuando tuvimos que manejar esa información, lo hicimos con cuidado. En la política se está a hacer cosas no a yo qué sé.

Bien, usted estaba dispuesto a irse, pero el lunes, cuando el partido transmite que es usted el ganador de primarias, Silvia Clemente envía un comunicado en el que dice que hay que seguir trabajando “juntos”…

Para entrar en las listas hay que pasar en un comité y las listas se hacen con una coherencia y con un mensaje.

Su mensaje era que Clemente no reflejaba los valores del partido y no simbolizaba la regeneración, entiendo que no puede integrase en la lista …

No va a ir en la lista de las Cortes. Por coherencia y porque además estaríamos transmitiendo un mensaje equivocado.

Otra cosa es lo que haga con ella el partido, como indicó el secretario de Organización Territorial, Fran Hervías…

La dirección del partido tiene una estructura y unos sistemas de elaborar las listas y yo tengo que ser respetuoso con ello, pero también puedo dar mi opinión sobre el asunto y, cuando se me pide, la doy.

Ya esta usted en la carrera a la presidencia de Castilla y León ¿Qué opciones maneja Ciudadanos de cara a futuros pactos?

Bueno de entrada lo que creemos es que vamos a ganar las elecciones, porque en una campaña si no dices eso, empiezas mal. La verdad es que después de este empujón en las primarias creo que salimos en una situación completamente diferente. Lo que hemos visto es que en la sede comienza a venir gente a afiliarse, desde que se conoció el nuevo resultado. Antes hubo gente que se dio de baja. Vamos a llevar un registro porque para nosotros es importante ver el impacto que ha causado en la población. El impacto es muy bueno, los comentarios en las redes y en los medios son muy favorables. En las redes es espectacular, la gente ha reaccionado y hay que mantener esta ola, que es temporal, pero también sabemos que debajo de esta ola hay un mensaje político que somos capaces de llevar y que creemos que es justo el que necesita la Comunidad ahora, de cambio, de regeneración, de limpieza, de acabar con el clientelismo. Ahora mismo en Castilla y León nadie simboliza todo eso con más potencia que nosotros, y hay que aprovecharlo.

En la anterior legislatura el PP perdió la mayoría absoluta y pudo gobernar con mayoría simple gracias a la abstención de Ciudadanos ¿Qué haría ahora en la misma situación?

Es que no creo que se vaya a dar una situación ni parecida, ni de reparto de escaños ni de nada. Va a ser completamente diferente y nuestro mensaje es que la Comunidad necesita un cambio real, y para tener un cambio real, una de las cosas que necesitamos es estar nosotros en posición de liderar ese cambio.

¿Y si no se puede liderar ese cambio con una mayoría de escaños, con quién está dispuesto a pactar?

Con el que lleve más lejos nuestro programa. Se pone encima de la mesa y el que lleve más lejos las medidas esenciales de lucha contra la corrupción, contra el clientelismo, relaciones limpias y transparentes con la prensa… En la parte esencial no vamos a negociar, eso es la libertad, y es la esencia de un partido liberal, que la gente llegue tan lejos como le permita su esfuerzo y todo eso es luchar contra la corrupción y contra todas las prácticas perversas de 30 años de poder omnímodo.

Eso que dice suena a casi descartar al Partido Popular…

Casi. Tendrían que ser muchas cosas las que tendrían que pasar. Es complicado, pero no hay nada imposible. Tenemos la manía de empezar las negociaciones soltándonos una mano, es un error craso, primero vamos a jugar a ganar.

Ciudadanos siempre hace ondear la bandera anticorrupción pero, con Silvia Clemente incorporada a sus filas apoyarían ustedes una comisión de investigación sobre su gestión o más en concreto sobre las subvenciones que ha concedido?

Nosotros estamos a favor de las comisiones de investigación.

¿Aunque afecte a uno de los suyos?

Siempre hemos luchado contra la corrupción, y nuestros militantes no están exentos del nivel de exigencia que pedimos para los demás.

¿Cómo valora el trabajo parlamentario de Ciudadanos en estos cuatro años?

Bastante bien pero, creo que cometimos un grave error en estrategia y fue hacer parecer que éramos más necesarios de lo que éramos porque elevamos las expectativas sobre nuestra utilidad. Dicho esto, creo que se ha hecho un trabajo bastante bueno como en la comisión de investigación del Hospital de Burgos y hemos hecho muchas cosas útiles, como una ley de protección del denunciante que no es perfecta y que esperamos mejorar. Partíamos de un grupo de gente con cero experiencia política. Con quien más he tratado ha sido con Mitadiel [el único diputado autonómico que lo apoyó] , que viene de la Sanidad, como yo, y que ha hecho muy buen trabajo, no es pasión de madre ni es porque me haya apoyado, pero es que la política sanitaria la hemos hecho juntos.

Ha dicho que era difícil pactar con el PP, ¿y con el PSOE?

También tiene sus problemitas.

¿Es que no le gusta nadie?

Me gusta la prensa libre.

¿Descarta al PSOE entonces?

El partido socialista tiene que entender que esencialmente, cuando uno defiende el Estado de bienestar no puede defender los pactos con los independentistas. El PSOE vive en una esquizofrenia ideológica bastante notable porque está pactando con la carcundia más carcundia de este país, que es el nacionalismo vasco y el nacionalismo catalán, los partidarios de la desigualdad son sin duda estos dos partidos, los que piensan que los impuestos del barrio de Salamanca tienen que quedarse en el barrio de Salamanca y los del Pozo del Tio Raimundo en el Pozo del Tío Raimundo. Eso no hay política de izquierdas que lo sujete y es un problema esencial del ‘sanchismo’, el ‘todo me vale para quedarme en el poder’. A nosotros no nos vale todo para quedarnos en el poder. No te puedes quedar en tu partido o en una lista si no estas de acuerdo en las premisas, pero a ellos todo les vale

¿El PSOE de Castilla y León va a pagar por las decisiones del partido a nivel nacional?

El PSOE de Castilla y León tiene que posicionarse claramente a favor de la igualdad. A favor de la igualdad en la financiación, a favor de la igualdad en la cargas fiscales, tiene que manifestarse claramente como partido que cree que los derechos no están en territorios y están en las personas y si lo hace así será mas fácil llegar a un acuerdo con nosotros, pero si no lo hace así, ningún partido liberal podrá pactar con ellos.

Entonces ¿PSOE o PP?

Voy a negociar con todos y a pactar con quien más se acerque. Nuestra idea es forzar el cambio y lo que es seguro es que habrá cambio.

¿Puede haber un gran cambio pactando con el PP?

Se verá un cambio real desde el día 1. La gente quiere un cambio de políticas. No se trata de la ambición de exterminar al otro, hay que apelar a la parte buena. Es posible cambiar a la gente, sí.

¿Y no ha tenido el PP 32 años en el Gobierno para cambiar?

Con nuestra ayuda puede cambiar, solos no, no soy tan ingenuo

¿Cómo va a pactar con un partido perseguido por la corrupción y a la vez levantar las alfombras?

Nadie dice que sea fácil pero los votantes lo que tienen que saber es que la representación del cambio real somos nosotros y que las políticas del PSOE y el PP con respecto a la administración publica o al funcionamiento de la sanidad son muy similares, son bastante torpes, es gente que solo cree en la administración directa, sin prácticas de rendición de cuentas… no hay tantas diferencias como la gente piensa.  Me importa esclarecer la verdad y me importa más cambiar las cosas. Cuando le das la vuelta a la tortilla sigue siendo una tortilla y yo quiero hacer otro plato.



[ad_2]

Source link

Deja un comentario