El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, vuelve a tener en 2018 problemas de agenda para ir al Foro Económico Mundial de Davos (Suiza). Desde que llegó al poder en diciembre de 2011 Rajoy ha venido declinando invitaciones para asistir a esta cita de la élite política y empresarial. “No asistirá por motivos de agenda, pero nada extraordinario”, aseguran fuentes de Moncloa consultadas por este diario sobre la razón por la que el jefe del Ejecutivo seguirá sin viajar a una de las estaciones de esquí más famosas del mundo. Lo más granado del mundo económico discutirá durante unos días el cómo, cuándo y porqué de la agenda económica del año en curso, como vienen haciendo desde 1971.

Moncloa niega rotundamente que sean los problemas del presidente del Gobierno con el inglés, lengua de trabajo en una cita en la que lo que más importa son las conversaciones de pasillo, los causantes de su ausencia. Recuerdan que Rajoy podría utilizar un intérprete y que además recibe clases de este idioma. Tampoco lo achacan a que haya habido alguna mala experiencia previa. Será Felipe VI el que acuda este año, por primera vez, a defender la imagen de España. “Es un foro estupendo, por eso va el Rey”, aseguran las fuentes consultadas.

La última vez que un presidente del Gobierno español acudió a Davos fue en 2010. El socialista José Luis Rodríguez Zapatero pasó un mal trago cuando la conferencia en la que participaba tuvo que comenzar con un retraso de 10 minutos debido a que él era el único ponente que no hablaba inglés (se tuvo que reclamar la presencia de un intérprete). Además, en una mesa junto a los líderes de Grecia, Polonia y Letonia, se tuvo que  enfrentar a las predicciones pesimistas sobre la situación económica de España, que él  negó (ese año fue de tregua entre dos recesiones). La anterior experiencia había sido la de José María Aznar, que en el año 2000  advirtió del “peligro de un gobierno socialcomunista” en España que pudiera dar al traste con el objetivo del pleno empleo en 2004. 

Ocho años después de Zapatero, y dieciocho desde que participase en Davos su mentor, Rajoy podría sacar ahora pecho de una recuperación que lleva a España a crecer por encima de la media de la eurozona (aunque sea a costa, entre otras cosas, de una devaluación de las condiciones laborales que probablemente no serían objeto de crítica generalizada en los Alpes suizos). Sin embargo, el actual presidente del Gobierno prefiere no exponerse en un encuentro al que acudirán  2.500 dirigentes políticos, directores de multinacionales y líderes de organizaciones sociales. 

Felipe VI contará con un formato de conferencia en solitario que distinguirá también a Donald Trump (es la primera vez que viaja a Davos un presidente estadounidense desde Bill Clinton) y al francés Emmanuel Macron, entre otros. También estarán presentes este año la premier británica, Theresa May, y probablemente la canciller alemana Angela Merkel.

2012: De Guindos reemplaza a Rajoy, recién llegado a la jefatura del Gobierno

Rajoy acababa de llegar al Gobierno (tomó posesión el 20 de diciembre) y de anunciar los mayores recortes de la historia en España, por valor de 65.000 millones de euros en dos años. El ministro de Economía, Luis de Guindos, fue el encargado de defender en Davos la imagen del nuevo Ejecutivo y explicar que estaban dispuestos a poner orden en casa.

2013: Sigue el ninguneo

De Guindos vuelve a ser el  único miembro del gobierno español en viajar a la exclusiva estación de esquí. Pese a lo volcado que estaba el Ejecutivo en mantener a raya la prima de riesgo, envió a un solo hombre como interlocutor ante lo que se puede definir como la mayor reunión de los mercados del mundo.

2014: Rajoy confirma asistencia pero finalmente no va

En diciembre de 2013 La Moncloa confirmaba que Rajoy, por primera vez,  iría en enero a Davos a defender la marcha de la economía. Pero ” compromisos importantes en la agenda doméstica” (explicar en el Congreso la última cumbre de jefes de Estado y Gobierno en Bruselas y clausurar la convención del PP catalán) le aconsejaron, finalmente, cancelar el viaje. En representación del Ejecutivo acudió el ministro de Industria, Energía y Turismo José Manuel Soria. También fue la entonces alcaldesa de Madrid, Ana Botella.

2015: El Foro coincide con la convención del PP

Al siguiente año, el titular de por qué Rajoy no iba a Davos se consagró a la convención nacional del PP. La cita de los populares coincidió en sus fechas con la de los líderes políticos y económicos mundiales. Volvió a representar a España Luis de Guindos, que pudo sacar pecho por la reciente salida de la recesión, aunque el paro seguía rozando el 25% de la población activa.

2016: Rajoy decide no presentarse a la investidura mientras se celebra el Foro

Mientras se celebraba el Foro, Mariano Rajoy decidía  renunciar a la investidura a presidente del Gobierno, por no contar con los apoyos necesarios. Se acababan de celebrar las elecciones de diciembre de 2015, en las que el PP obtuvo mayoría simple. De Guindos defendió en Davos que un gobierno que revirtiera las reformas del PP generaría dudas en los inversores.

2017: Rajoy no va a Davos porque tampoco iban Hollande y Merkel

Esta vez, La Moncloa explica que Rajoy se había planteado ir, pero el hecho de que no lo fueran a hacer la canciller alemana Angela Merkel o el presidente francés, François Hollande, le desanimó. Sin embargo, Rajoy tampoco había ido a esta la cita los años en los que sí estaban sus homólogos de los principales países europeos. Cierto es que Merkel lleva tres años sin ir a Davos, aunque este año  lo está considerando, según Reuters. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.