Sémper: «Si el populismo reaccionario nos arrastra, yo no pinto nada en política»

[ad_1]

El candidato del PP a la Alcaldía de San Sebastián se muestra una vez crítico con Vox, partido del que cree que están a una «distancia sideral» y cuyas propuestas son un «despropósito»

El candidato del PP a la alcaldía de San Sebastián, Borja Sémper, ha sido muy crítico con Vox desde que el partido de ultraderecha comenzó a crecer y sobre todo tras obtener representación en Andalucía, donde su apoyo fue clave para que el candidato popular, Juanma Moreno, pudiese ser presidente de la Junta. Ahora, en una entrevista que publica ‘El País’, Sémper vuelve a dejar claro que es un verso suelto dentro de su formación y carga contra Vox, partido del que cree que están a una “distancia sideral”. En ese sentido, tacha de “despropósito” algunas de las propuestas del partido que lidera Santiago Abascal.

En la entrevista, Sémper marca distancias con Isabel Díaz Ayuso, la candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid, que ha mostrado su cercanía a Vox. “No comparto eso. Vox tiene una concepción política de España esencialista y nacionalista. Para ellos hay una forma de ser español y lo que se salga de ahí es ser menos español. Yo milito en un partido en el que independientemente de a quien reces, beses o votes tienes los mismo derechos y obligaciones que tu vecino. Eso nos pone a una distancia sideral de Vox”, argumenta.

Sémper denuncia en ese sentido la radicalización de la política. “Algunos creen que hay que ir a partidos puros en el discurso, sin matices. Pero, por lo general, los grises aciertan mucho más que el blanco y el negro. ¿Eso te convierte en derechita cobarde? (así llamo Abascal al PP) ¿En un acomplejado? Para mí, hoy lo valiente es defender lo contrario a la ortodoxia”, asevera.

El popular compara incluso a Vox con Podemos: “Tienen elementos propios del populismo que les unen, como las respuestas simples a problemas complejos”, llega a decir, subrayando que los dos partidos han sido muy hábiles a la hora de soltar sus discursos.

El dirigente vasco cree que, pese al ascenso de Vox, el PP goza de una estrategia clara consistente en “confrontar y demostrar que hay un modelo alternativo”. Incide en que “el PP tiene una posición que le permite no arrugarse ante los disparates de Vox”. Habla por poner un ejemplo de como afrontan la inmigración unos y otros: “Una cosa es promover una política de inmigración ordenada, coordinada con la UE, y otra que esa política carezca de un mínimo de humanidad”, dice, para recalcar que la idea de Vox de “repatriar a 50.000 personas, meterlos en barcos y sacarlos de España evoca momentos muy feos de la historia de Europa”.

Sémper insiste en que no le gusta la política actual de ver quién habla más alto. Deja claro que entró en política “por un compromiso casi ético y moral” porque sus padres le decían que algunas cosas no se podían decir en la calle. “Mataban a una persona casi delante de mí por ser policía nacional, porque parecía que solo un nacionalista podía ser vasco de verdad. Y porque estaba deslumbrado por la figura de Gregorio Ordóñez”.

Pero, a la vez, deja claro que también podría dejar la política si las cosas se tuercen. “Si continúa esta política de decir la cosa más fuerte; si el populismo reaccionario nos arrastra a los demás a las trincheras, yo no pinto nada en política. No me sentiré útil. En el barro siempre gana el populista. La búsqueda del entendimiento es lo que nos hace progresar”, subraya.

Preguntado por si pactaría con Vox, cree que ese escenario no se va a producir. “El problema de un pacto con Vox, más allá de la suma de diputados o concejales, es que sea capaz de influir en materias sensibles que transformen lo que representas“, dice, para luego aludir lo que ocurrió en Andalucía cuando el partido de ultraderecha puso encima de la mesa “el drama que afecta a muchas mujeres derivado de la violencia que ejercen contra ellas quienes se creen superiores por el mero hecho de ser hombres”, un asunto en el que “no se puede ni entrar a debate”.

También tiene palabras de elogio para el expresidente Mariano Rajoy, que “ganó las elecciones en medio de una crisis económica que se llevó por delante numerosos Gobiernos en la UE, y lo hizo aplicando medidas complicadas”. Y agrega: “Rajoy es merecedor de mucho respeto, también del respeto de Aznar”, con el que Sémper ha sido siempre muy crítico por no apoyar al PP y no dejar de atizar al expresidente desde hace años.

[ad_2]

Source link

Deja un comentario